Gestión Pública

Florencia Rollié considera inadecuado el signo marcario para representar a La Plata en el exterior

-Comunicado: Concejal Florencia Rollié / Foto: Prensa Florencia Rollié-

POR QUÉ ES INADECUADO EL SIGNO MARCARIO SELECCIONADO PARA REPRESENTAR A LA PLATA EN EL EXTERIOR?

 

Este análisis no tiene como objeto descalificar a la autora del proyecto sino poner el acento en las responsabilidades de aquellos que toman decisiones.

Desde el plano semántico, es decir, comunicacional, el aspecto más destacado del signo marcario es la elección de una lechuza para representar a la ciudad de La Plata descartando todos aquellos conceptos, ideas, formas y elementos que identifican a la ciudad en el imaginario colectivo. Que tienen que ver con su origen y su historia. Y que la diferencian y destacan entre otras ciudades.

La autora de la propuesta explica esta decisión a partir de la voluntad de representar los conceptos de “conocimiento” y “sabiduría” y relata que tuvo que hacer una investigación para descubrir el vínculo entre dichos conceptos y la imagen de la lechuza remontándose a la antigua Grecia y su mitología. El problema radica en que dicho vínculo, además de ser desconocido para la propia autora, también lo es para la mayoría de la personas, con lo cual no es un código de uso habitual como podría ser por ejemplo, la imagen de la paloma con la rama de olivo para representar el concepto de “Paz”. Esto hace que sea prácticamente imposible decodificarlo.

A todo esto, hay que agregar, que no se realizó un estudio mínimo del contexto de las “marcas destino”, porque de haber sucedido esto, inmediatamente se hubiera tomado nota de que en el universo de estas marcas, cuando aparecen animales, es casi exclusivamente a los efectos de representar una especie típica de la zona que llega al punto de caracterizarla y que además se trata, en general, de lugares donde el entorno natural es su fortaleza como puede ser el caso de la ciudad de Puerto Madryn y su vínculo con las ballenas. Por lo que es inevitable que el público se pregunte si en la Plata abundan las lechuzas o si este ave la representa.

De manera que tenemos la utilización deliberada de un código ignorado por la población y la presencia involuntaria de un código aprendido por la misma generando el previsible desconcierto de los perceptores.

Si analizamos el plano de la sintaxis, es decir, los aspectos formales del signo, nos encontramos con una serie de dificultades, siendo la más relevante, la legibilidad de la marca. Todo diseñador sabe que la legibilidad es un aspecto innegociable y que es condición imprescindible para cualquier proyecto. La decisión compositiva de que los rasgos icónicos (la lechuza) compartan aspectos morfológicos y se ubiquen en una relación de contigüidad respecto del rasgos fonogramáticos (las letras) dificultan de manera considerable la decodificación ya que, por las leyes gestálticas (ratificadas hoy por la neurociencia) de semejanza, proximidad y continuidad, tendemos a percibir, o bien, todos los elementos como imágenes o como letras según la dominancia que establezca el perceptor. Es decir, aquellos que rápidamente decodifiquen la lechuza intentarán interpretar como imágenes el resto de los elementos compositivos y viceversa en el caso de que se decodifiquen en primera instancia las letras. De esta forma, habrá quiénes “vean” otros animales o partes de uno en las letras L y P y quiénes “vean” una letra M en la lechuza. De ahí la cantidad enorme de interpretaciones posibles que han aparecido en las redes sociales.

Aunque no hemos visto las versiones del signo marcario en blanco y negro (sin medios tonos) podemos prever que lo descrito en el párrafo anterior se vería agravado sustancialmente al no tener el color como un elemento orientador de la lectura.

Párrafo aparte merece la elección de la paleta cromática donde no se puede establecer vínculo alguno con aquellos conceptos que naturalmente se asocian a la ciudad de La Plata, sino que además, dentro del universo de las “marcas destino”, la decisión de utilizar colores saturados con dominancia de cálidos es propia, generalmente, de lugares que se caracterizan ya sea por la diversidad de su entorno natural, o por la riqueza de sus productos culturales donde el color tiene un protagonismo singular.

Para finalizar quiero aclarar que los sistemas identitarios son fenómenos complejos donde interactúan múltiples factores, de los cuales el signo marcario es tan solo uno de ellos, siendo su función primordial la de identificar. Pretender que una marca tenga la capacidad de comunicar en términos absolutos un posicionamiento estratégico es una idea absurda. Será con el resto de las componentes que constituyen el sistema (publicidad, promoción, slongans, etc) cada una cumpliendo su rol y de manera colaborativa, que podrá hacerse visible la estrategia del posicionamiento que constituye la identidad de marca.

Florencia Rollié

Diseñadora en Comunicación Visual

Docente Fac de Bellas Artes UNLP

Concejal UCR

42793528_1508127012667402_704373459722960896_n

Categorías:Gestión Pública

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s