Universidad

El Albergue Universitario abrió sus puertas incorporando 22 plazas

/Prensa UNLP/


CON LA INCORPORACIÓN DE 22 PLAZAS EL ALBERGUE DE LA UNLP ABRIÓ SUS PUERTAS

Con el avance de las obras de remodelación del tercer módulo edilicio y la incorporación de 22 nuevas plazas, el Albergue de la Universidad Nacional de La Plata ya comenzó a recibir a sus primeros estudiantes huéspedes. De esta forma, este año, la UNLP ofrecerá alojamiento y alimentación en forma gratuita a 150 estudiantes provenientes del interior del país que no cuentan con los medios económicos suficientes para afrontar los gastos de un alquiler.

Desde el 28 de enero comenzaron a llegar al complejo universitario los primeros 95 estudiantes; mientras que el resto se incorporará en el transcurso de los próximos días, de acuerdo a sus requerimientos académicos.

Emblema de las políticas de Bienestar Estudiantil de la UNLP, el Albergue ofrece alojamiento, trasporte y alimentación a 150 jóvenes que provienen de distintas provincias de nuestro país y que estudian en alguna de las 17 facultades.

Acerca de los trabajos de recuperación del tercer y último módulo habitacional, los responsables del predio explicaron que ya finalizaron las obras en el primer piso –exclusivo para habitaciones- y sólo restan detalles de terminación en la planta baja. Luego se avanzará sobre el segundo y tercer piso del edificio, lo que permitirá, una vez concretada la obra, alojar hasta 200 estudiantes y alcanzar así la plena ocupación del Albergue.

El presidente de la Universidad, Fernando Tauber, se refirió al crecimiento del Albergue y aseguró que “desde que lo inauguramos en el año 2011, hacemos un enorme esfuerzo para hacer crecer este espacio y poder ofrecer así a más jóvenes una oportunidad para acceder a la educación superior. Llegar a la plena ocupación es un sueño que abrigamos desde hace casi 10 años, y hoy nos encaminamos con firmeza a hacerlo realidad”.

Tauber agregó: “queremos que esta sea la casa de los chicos que llegan a estudiar desde el interior, que la sientan como propia. A cambio les pedimos a nuestros estudiantes nada más y nada menos que se reciban, que encaren sus carreras con entusiasmo, con energía; y que nos pidan ayuda cuando lo necesiten, porque nosotros estamos para acompañarlos desde hoy hasta el día de su egreso, porque esa es nuestra meta, que ellos salgan de esta universidad como profesionales”.

Por su parte el director del Albergue Universitario, Franco Mella, detalló que en la planta baja del tercer módulo edilicio se habilitará en los próximos días un espacio de uso común, que incluirá un salón de usos múltiples y una cocina”.

“De esta manera, se busca mejorar los espacios existentes y, sobre todo, dar mayor independencia a los jóvenes albergados”, explicó. También se destinará un ala de la planta baja como depósito, tanto de mobiliario como de mercadería, y a su vez tendrá vestuarios para los trabajadores del Albergue.

Los siguientes tres pisos de este módulo mantienen una estructura similar a la de sus dos “hermanos”, y estarán destinados íntegramente a habitaciones. Serán en total 66 habitaciones individuales con sus respectivos baños, y tres salas de estudio de uso común -una por piso-.

En el marco de las obras de remodelación y puesta en valor del tercer bloque habitacional de 1850 metros cuadrados, también se pintó todo el edificio –interior y exterior, se colocarán bombas y termotanques, y se instalarán nuevas cloacas para el área de cocina y baños.

También comenzó la restauración de los baños de todo el edificio y el reemplazo de los artefactos que no se encuentran en condiciones. Además se está llevando a cabo la renovación de todo el equipamiento eléctrico, incluyendo equipos de iluminación y toma corrientes, y se instalará un sistema de calefacción central. Para garantizar las condiciones de seguridad del edificio, se dispondrán todos los complementos de emergencia, como herrajes, luces de emergencia, señalética, y matafuegos.

Cabe destacar que el mobiliario para equipar el edificio y las habitaciones fue construido casi en su totalidad por alumnos de la Escuela Universitaria de Oficios. En los talleres del Centro Regional de Extensión de la UNLP, se realizaron bibliotecas, escritorios, mesas ratonas y de luz, placares, cajoneras y el mobiliario completo de la cocina.

Más sobre el predio

El predio, ubicado en la calle 61 y 127 de la vecina localidad de Berisso cuenta con una superficie total de más de 7.500 metros cuadrados, con una superficie cubierta de casi 6.000 metros cuadrados. Tiene en total tres módulos habitacionales, de los cuales dos están hoy en pleno funcionamiento, alojando a 128 estudiantes. Pronto se sumará el tercer módulo con capacidad para 66 huéspedes.

Situado en la esquina urbana del predio y sumado a los módulos habitacionales, existe un edificio de dos plantas que hace las veces de “cabecera” del complejo. Allí está el área administrativa y el comedor de unos 200 m2 cubiertos.

El quinto edificio de jerarquía que completa el conjunto y que se encuentra a la salida del edificio “cabecera” en dirección al patio es el correspondiente al Salón de Usos Múltiples, de unos 170 m² cubierto; espacio donde además de realizarse los talleres propuestos desde el Equipo Tutorial, funciona como lugar de esparcimiento, sala de estudio y reuniones de amigos y familiares de los estudiantes. A continuación, se encuentra la Sala de Recreación que incluye una mesa de pool, un metegol, living y TV. Además, el predio cuenta con un lavadero, sala de computación, dos canchas de paddle, una cancha de fútbol 5 y una de básquet.

Además del desayuno; el almuerzo; la merienda y la cena, las chicas y los chicos que residen en el Albergue cuentan con el acompañamiento institucional necesario para la contención en la vida universitaria, recibiendo un abordaje profesional sobre las eventuales dificultades que surgen en la cotidianeidad, tanto en lo académico como en la convivencia.

Un poco de historia

Este predio, que se hallaba en estado de abandono, fue adquirido en el año 2008 a la empresa “Campus Habitacional Universitario S.A”. La UNLP asumió el pago de las deudas preexistentes con el fisco de la provincia de Buenos Aires, el Banco Provincia, la AFIP y la municipalidad de Berisso, las que fueron deducidas del valor de venta.

Desde 2008 en adelante, la Universidad se abocó a realizar intensas gestiones a los fines de ser eximida del pago de la deuda asumida, destacándose la sanción de la Ley 14.021/09 de la Legislatura provincial por la cual la provincia desistía de los gravámenes que pesaban sobre el inmueble. Además, el Estado provincial contribuyó al pago de la deuda con el fondo fiduciario de recuperación crediticia, a través de bonos provinciales.

Es importante destacar que la Universidad Nacional de La Plata es la única casa de estudios del país que cuenta con una residencia estudiantil de estas características.

 

_Y4A0506.jpg

Categorías:Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s