Profesionales

El Colectivo de Acompañantes Terapéuticos Autoconvocados reflexionó sobre el rol de la profesión y la necesidad de una ley que la regule

/Difusión Coordinadora Provincial de Acompañantes Terapéuticxs de la Provincia de Buenos Aires / Carta abierta del Colectivo de Acompañantes Terapéuticos Autoconvocados/


2019-06-12 (1).pngLos acompañantes terapéuticos somos profesionales de la salud comprometidos con su promoción y tratamiento. De raíz psicoanalítica el AT fue pensado como dispositivo dentro de equipos interdisciplinarios con el fin de asegurar la externación de pacientes psiquiátricos y facilitar tanto la resocialización como el autovalimiento de los mismos.

Con el paso de las décadas el acompañamiento se fue profesionalizando e inevitablemente diferenciando de su ciencia madre el psicoanálisis. Hoy tanto el campo profesional del acompañante como el método con el que aborda las problemáticas, resulta ser dinámico y de espíritu ecléctico, lo que le permite navegar por los márgenes de la interdisciplina con el único objetivo de acompañar a buen puerto a aquel sufriente que lo solicite.

¿Quién puede solicitar el acompañamiento?

Si bien el acompañamiento terapéutico nació y se desarrolló dentro de la incumbencia de la salud mental, es necesario entender que aquel paradigma que lo vio nacer ha cambiado. La salud mental ya no se considera un “hecho”, no es algo que está ahí al alcance y a la vista de todos, la salud mental es un constructo que responde a la subjetividad tanto de la cultura como de la época, y la nuestra, está marcada por de vulnerabilidad mental. Sería fácil decir que el acompañamiento terapéutico se aconseja a pacientes con desórdenes psíquicos, con discapacidad mental, con patologías como el autismo, trastornos del desarrollo, del habla, con síndromes como el Down o Reth, o con enfermedades degenerativas como el Alzheimer, pero la verdad es que hay una necesidad imperiosa de ampliar la vista y dejar de pensar que estos sujetos son los portadores de un problema para pasar a tomarlos como emergentes sociales, y que como tales, ejercen un efecto de continua subjetivación con las familias y el conjunto de la comunidad. ¿Quién podría decir que los padres no necesitan apoyo, una palabra distinta, calificada pero amena y comprensiva ?¿Y que de ese hermano, hermana, mayor o menor?¿ No necesita un espacio para manifestar sus sentimientos sin culpa?¿Qué pasa con los abuelos, los tíos, los amigos….?¿Quién puede decir que ellos están bien y no necesitan ayuda?

Ayuda para aceptar el reto de enfrentar una condición diferente como amigo, familiar, o simplemente como un individuo con ganas de romper con la indiferencia y la comodidad, socias de una injusticia silenciosa.

El acompañamiento terapéutico entonces puede extenderse más allá del llamado discapacitado, acompaña a todo aquel que tenga o transite un sufrimiento psíquico o vulnerabilidad social.

Pertenecemos a una generación que está en la búsqueda de una sociedad proactiva que abandone las prácticas que por desconocimiento o cobardía excluyen a una franja muy sensible de nuestra comunidad. No hay discapacitado sin una sociedad que valore más la eficacia que la diversidad, no hay sufrimiento psíquico sin una sociedad que exija la adecuación a sus “parametros de normalidad” y a su vez desoiga nuestras demandas. Por último, no hay vulnerabilidad social sin la complicidad de una sociedad que la justifique por el supuesto “orden natural del mérito”.

Como Acompañantes proponemos consolidar esta triple alianza entre los profesionales de la salud, los padres o parientes y la comunidad en su conjunto, para transitar entre todos de manera más amena cualquier proceso o conflicto que impacte en la salud social.
Conocemos las dificultades y penurias que como argentinos estamos sufriendo por la coyuntura socioeconómica y política del país pero estamos convencidos, no sólo, de que este contexto enmarca una creciente conflictividad social ya sin distinciones, sino que la comienza a asfixiar provocando lamentables consecuencias como lo es el terrible crecimiento de la agresividad, siendo la violencia física apenas uno de una larga lista de síntomas que demuestran el malestar social, como lo son por ejemplo: la depresión sostenida, los desórdenes alimenticios, el bullying el alcoholismo o las drogodependencias entre tantas otras. En este sentido cabe destacar que los sectores a quienes pretendemos brindar nuestros servicios han sido históricamente vapuleados, discriminados, despojados, silenciados y olvidados. El Estado no ha podido gestionar las políticas públicas que permitieran a estos sectores vulnerables sentirse parte de su comunidad.

Nuestra formación asegura el trabajo descentralizado, convoca o se integra a equipos multidisciplinarios, a familias, instituciones y a la comunidad de la que es parte el sujeto en condición de vulnerabilidad, ya sea mental, física, emocional o social. Diseñamos un espacio de información y contención, de manera participativa y dinámica, que sirve de bálsamo ante la desprotección a la que se ven sometidos en el precarizado ámbito de la salud.

Pero para continuar con todo lo antes dicho, necesitamos imperiosamente la sanción de una ley que nos incluya definitivamente a los AT en el sistema de salud de manera formal. Apelamos a la sensibilidad, compromiso, empatía y solidaridad del Gobierno Provincial y sus representantes a los que les pedimos, sean la cuarta pata de la mesa sobre la que desarrollamos con tanta pasión e ilusión esta profesión que busca brindar auxilio terapéutico al sufriente, busca facilitarle a personas de distinta condición y edad una mejor relación con su entorno, alentar a que forje uno propio, incluso a que se reconcilie la sociedad con el diferente, Para cumplir con nuestro objetivo final, que TODOS seamos parte.

Categorías:Profesionales

1 reply »

  1. Buenos dias a todos.hace casi que estoy trabajando como AT y amo esta profesion Espero y me sumo a que seamos reconocidos con una ley firme,solida,segura,respetada,y que podamos obrener nuestros beneficios como cirresponde.Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s