Gremiales

CICOP: «La salud pública debería ser prioridad en la agenda electoral»

/Difusión Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires/


cicop.jpgPobreza, una consecuencia inevitable de las políticas oficiales

El aumento exponencial de la pobreza tuvo una nueva manifestación durante la semana que pasó. La publicación del INDEC del 35,4 % de personas por debajo de la línea que traza los ingresos que se requieren para cubrir las necesidades básicas evidenció formalmente lo que todxs observamos en nuestra cotidianeidad. La cifra representa cerca de 16 millones de habitantes en todo el país que no alcanzan a cubrir los servicios indispensables, siendo unos 3,8 millones más que el año anterior. Los números están valorando lo sucedido hasta junio de 2019, con una tendencia que crecerá cuando esté finalizando el año en curso.

Los agobiantes datos son la expresión de un ciclo político nefasto para la inmensa mayoría de la población, que se inició con la promesa de la pobreza cero y culmina con una grave afectación de la calidad de vida de millones de personas. Son la consecuencia de la política de ajuste de la alianza de gobierno, que ha sometido a lxs ciudadanxs a padecimientos diarios y que ha tenido su máxima repercusión en los sectores más postergados de la sociedad, mientras que aquellxs que contaban con mayores recursos han tenido la posibilidad de mejorar aún más su situación, agrandando la brecha entre ricos y pobres en Argentina como consecuencia de las decisiones gubernamentales.

Pese a la abultada derrota electoral del oficialismo, con un 70 por ciento de rechazo en las urnas, y haciendo caso omiso a las demandas de políticas sustancialmente distintas, sus definiciones parecen haberse reconcentrado en las cuestiones que conforman el núcleo de su pensamiento. No puede verse de otro modo la decisión de avanzar, a través de un decreto de necesidad y urgencia, en la modificación de la forma de cálculo de las indemnizaciones laborales por accidente de trabajo, incapacidad o fallecimiento, lo que terminará reduciendo los resarcimientos en modo considerable mientras les asegura sus ganancias a las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART).

Ante la falta de respuestas, convocatoria a Congreso

En la provincia de Buenos Aires, las políticas llevadas adelante no se diferencian en nada con lo sucedido en el ámbito nacional. La Gobernadora Vidal ha impuesto un ajuste que padecemos todxs lxs bonaerenses, con una deuda sideral acumulada, presupuestos a la baja en las áreas sociales, salarios altamente por debajo de la inflación y destrato hacia quienes no comulgan con las decisiones que se impulsan. El ocultamiento de la figura presidencial en la campaña post PASO no alcanza para revertir las similitudes que se han producido a lo largo de sus casi cuatro años de gestión.

En Salud, las cosas no han sido distintas. Venimos denunciando sistemáticamente la desidia que hemos sufrido de parte de las autoridades. No sólo lxs trabajadorxs, recursos humanos fundamentales en el funcionamiento del sistema, sino también la población, destinataria prioritaria de nuestra tarea y que ha tenido a lo largo de este tiempo una clara confiscación de sus derechos. Personal insuficiente, insumos escasos, aparatología obsoleta e infraestructura deficitaria son parte de un cuadro que no ha encontrado respuestas pese a los múltiples reclamos de sus protagonistas y, en particular, de nuestro gremio.

En ese marco, la exigencia de reapertura paritaria sigue estando plenamente vigente. La devaluación de cerca del 30 % ocurrida en la semana posterior a las elecciones primarias licuó en buena parte el aumento salarial conseguido con nuestro plan de lucha, ocasionando una pérdida en los ingresos que no ha sido recompensada. La situación salarial, sumada a las malas condiciones laborales existentes, provoca la falta de postulantes para ingresar o permanecer en los establecimientos, lo que termina sobrecargando la tarea de quienes están y menoscaba la calidad de atención de lxs pacientes.

Además, el cumplimiento de los temas extrasalariales continúa notablemente demorado. El nuevo Reglamento de Residentes, acordado en las negociaciones luego de meses de encuentros y con alto consenso, recorre la burocracia administrativa sin que siquiera se dignen a ejecutar el compromiso del Ministro Scarsi de ponerlo en vigencia inmediatamente. La precarización subsiste, ya que no se termina de completar la totalidad de las interinizaciones de becarixs, mientras los trámites de designaciones y concursos llevan años de espera. Finalmente, se pospuso de manera unilateral la Mesa Técnica Previsional prevista para el lunes 30, por lo que se prolonga la falta de concreción definitiva del Decreto de Desgaste Laboral.

A partir de todas estas cuestiones, el Consejo Directivo Provincial, reunido el viernes 4, evaluó la necesidad de convocar a Congreso de Delegadxs para el próximo viernes 18 de octubre. Además de promover acciones en relación a los incumplimientos paritarios y la temática salarial, observaremos la posibilidad de considerar una eventual propuesta en el encuentro previsional del martes 8. Asimismo, analizaremos con ánimo de definición la crisis que hemos planteado en nuestra Federación Nacional de cara a su propio proceso electoral y luego de las decisiones que ya fuimos adoptando. Por ello, instamos a promover la realización de asambleas seccionales a fines de contar con mandatos para el Congreso mencionado.

Las centrales sindicales y el tiempo que viene

Estamos en las semanas previas a las definiciones electorales del 27 de octubre. Allí se elegirán los responsables de conducir los destinos del país y de la provincia de Buenos Aires. Sean quienes fueren, estaremos ante una coyuntura muy dificultosa, en tanto la crisis económica y social que nos asola implica un futuro comprometido. Haber recurrido al Fondo Monetario Internacional como forma de salida a los problemas financieros derivados de una política de contracción de la economía y ahogamiento de la producción nacional sólo trae aparejado una deuda sideral impagable en los términos convenidos.

En ese contexto, desde CICOP hemos venido señalando la necesidad de fortalecer las luchas a expensas de organizaciones de trabajadorxs y centrales sindicales que fueran capaces de enfrentar las políticas que se promovieron. Entendemos que fueron las peleas que se libraron, aún con sus insuficiencias, las que impidieron el avance de las reformas que se pergeñaban, sobre todo luego de la reforma previsional nacional impuesta a sangre y fuego allá por diciembre de 2017. El Gobierno no fue capaz de llevar adelante la reforma laboral que intentó debido al marco descripto, así como tampoco pudieron armonizar el Instituto de Previsión Social en la provincia.

Entendemos que una pelea más firme y sostenida de parte de las centrales sindicales, tanto de la CGT como de las CTA, podría haber generado mejores condiciones para el conjunto de la clase trabajadora, habida cuenta de la altísima adhesión a las escasas medidas generales propuestas en el tiempo de gestión del Gobierno de Cambiemos. Creemos que la mejor forma de organización de lxs trabajadorxs debiera darse bajo los preceptos de la democracia sindical, autonomía e independencia de los gobiernos, los partidos políticos y los patrones, con representaciones proporcionales y decisiones colectivas. En tal sentido, reafirmamos esos principios fundacionales como centrales para nuestra CICOP, comprometiéndonos a sostenerlos como lo marca nuestra historia.

Categorías:Gremiales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s