Universidad

El Concejo Deliberante local distinguió a un proyecto del CONICET La Plata para saneamiento de agua

/Prensa CONICET/


Pablo Arnal durante el reconocimiento.jpg

Está en marcha desde hace tres años y propone la construcción y armado de filtros de arena para colocar en escuelas.

Una iniciativa para desarrollar e instalar un Filtro de Arena Lento (FDAL) en escuelas bonaerenses desconectadas de la red pública de abastecimiento de agua acaba de recibir una importante distinción a nivel local: el Concejo Deliberante de La Plata la declaró de interés municipal. El proyecto data de hace más de tres años y su impulsor es Pablo Arnal, investigador del CONICET en el Centro de Tecnología de Recursos Minerales y Cerámica (CETMIC, CONICET-CICPBA), quien junto a su equipo de trabajo lleva recorrida gran parte de la provincia convocado por los municipios interesados en contar con esta tecnología sencilla, segura y económica para potabilizar el recurso.

Además de la satisfacción que desde el inicio significó ver el compromiso de decenas de funcionarios, alumnos y ciudadanos, el nuevo reconocimiento llega justo dos meses después de que quedara instalado el primer filtro en la ciudad. Se trata de un aparato construido por estudiantes de la Escuela Técnica Industrial N°1, con el asesoramiento de los especialistas, colocado en la Escuela Primaria N°46 de Arana, donde pasará un año de prueba. Si funciona bien, la comunidad escolar podrá consumir el agua de la zona gracias al proceso de descontaminación del FDAL.

“Fue una sorpresa muy grata por el tiempo que hace que venimos trabajando en esto y por la cantidad de gente que participa. Si lleváramos a cada establecimiento los filtros ya construidos, el proyecto no tendría sentido. En cambio, exige el compromiso y responsabilidad de todas las partes, y en total ya hay más de cien personas involucradas. Esta distinción es un homenaje a todas ellas”, relata Arnal, cuya iniciativa se ha materializado hasta el momento en convenios firmados con ocho distritos y consejos escolares bonaerenses, y otros tantos en proceso.

El investigador destaca, entre otras cuestiones, el entusiasmo de los alumnos de la escuela técnica a la hora de armar y colocar el filtro, sabiendo que el objetivo final es facilitar el acceso al agua potable de chicos que hasta ahora no lo tienen. “Ya tenemos los materiales donados para la construcción de otros tres, en una tarea que quedará completamente en sus manos, ya que nosotros a partir de ahora nos hacemos a un lado para que sigan solos, con todo lo aprendido. Ellos son agentes multiplicadores del conocimiento, y es probable que esta acción los marque a largo plazo en relación a una salida laboral el día de mañana”, señala.

Como se recordará, el proyecto comprende tres etapas que deben cumplimentarse en cada uno de los lugares que quieran ponerlo en práctica: relevamiento y diagnóstico de los establecimientos que lo necesitarían; análisis de la calidad del recurso para evaluar si el FDAL sería la solución; y, por último, la construcción y prueba del equipo en aquellos que registren niveles altos de agentes infecciosos. Hasta el presente, se han sumado Magdalena, Trenque Lauquen, Bragado, General Belgrano, La Plata, General Lamadrid, 9 de Julio y Daireaux.

Categorías:Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s