Profesionales

El Colegio de Psicólogos platense compartió un análisis a tres meses de iniciada la cuarentena

/Difusión Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires Distrito XI/


CONTEXTUAR E HISTORIZAR ES UNA TAREA ESENCIAL

Estimadxs colegas,

Nos ponemos en contacto con uds para reflexionar sobre la situación actual de lxs psicólogxs 𝗲𝗻 𝗲𝗹 𝗺𝗮𝗿𝗰𝗼 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗽𝗮𝗻𝗱𝗲𝗺𝗶𝗮 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗶𝗮𝗹 𝗱𝗲 𝗖𝗢𝗩𝗜𝗗-19.

Entendemos que es esencial la tarea de contextuar e historizar este breve pero vertiginoso tiempo que trastocó nuestra realidad repentinamente y nos mantiene
suspendidos en un impasse, que nos impide aún una conclusión que nos permita comenzar a construir una nueva perspectiva.

Luego de la salida del gobierno liberal que deterioró gravemente las estructuras del Estado y generó la consecuente crisis que dejó 40% de pobres en nuestro país, anhelábamos un tiempo de recuperación económica y reparación del tejido social. Tiempo postergado a causa de la pandemia que irrumpió en el mundo y llego a nuestra región en marzo. El actual es un momento de retracción económica que visibiliza profundas e históricas desigualdades sociales.

No es posible pensar la realidad socioeconómica de lxs psicólogxs por fuera de estas coordenadas.

Por otro lado, queremos recordar que a mediados de mayo solicitamos a los municipios comprendidos en nuestro distrito que gestionen la excepción al ASPO de la práctica psicológica presencial en el sector privado 𝗘𝗻 𝘁𝗮𝗹 𝘀𝗲𝗻𝘁𝗶𝗱𝗼, 𝗽𝗲𝗻𝘀𝗮𝗻𝗱𝗼 𝗲𝗻 𝗹𝗮𝘀 𝗳𝘂𝘁𝘂𝗿𝗮𝘀 𝗰𝗼𝗻𝗱𝗶𝗰𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀 𝗲𝗻 𝗾𝘂𝗲 𝘁𝗿𝗮𝗯𝗮𝗷𝗮𝗿𝗲𝗺𝗼𝘀 𝗹𝘅𝘀 𝗽𝘀𝗶𝗰ó𝗹𝗼𝗴𝘅𝘀 𝗮 𝗹𝗮 𝗵𝗼𝗿𝗮 𝗱𝗲 𝘀𝗲𝗿 𝗵𝗮𝗯𝗶𝗹𝗶𝘁𝗮𝗱𝘅𝘀 𝗽𝗼𝗿 𝗹𝗮𝘀 𝗮𝘂𝘁𝗼𝗿𝗶𝗱𝗮𝗱𝗲𝘀 𝗰𝗼𝗺𝗽𝗲𝘁𝗲𝗻𝘁𝗲𝘀, 𝘁𝗲𝗻𝗲𝗺𝗼𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝗰𝗼𝗻𝘁𝗲𝗺𝗽𝗹𝗮𝗿 𝗾𝘂𝗲 𝗲𝗹 𝘂𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗼 𝗱𝗲 𝗽𝗮𝗰𝗶𝗲𝗻𝘁𝗲𝘀 𝗮 𝗮𝘁𝗲𝗻𝗱𝗲𝗿 𝘀𝗲 𝗿𝗲𝗱𝘂𝗰𝗲 𝗻𝗼𝘁𝗮𝗯𝗹𝗲𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗽𝗼𝗿 𝗹𝗮𝘀 𝗰𝗶𝗿𝗰𝘂𝗻𝘀𝘁𝗮𝗻𝗰𝗶𝗮𝘀 𝗽𝗿𝗼𝗽𝗶𝗮𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗽𝗮𝗻𝗱𝗲𝗺𝗶𝗮: 𝗻𝗼 𝘀𝗲 𝗽𝗼𝗱𝗿í𝗮 𝗮𝘀𝗶𝘀𝘁𝗶𝗿 𝗽𝗲𝗿𝘀𝗼𝗻𝗮𝘀 𝗺𝗮𝘆𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗱𝗲 60 𝗮ñ𝗼𝘀, 𝗻𝗶 𝗱𝗲 𝗻𝗶𝗻𝗴ú𝗻 𝗴𝗿𝘂𝗽𝗼 𝗱𝗲 𝗿𝗶𝗲𝘀𝗴𝗼, 𝗻𝗼 𝗽𝗼𝗱𝗿í𝗮𝗻 𝗮𝘀𝗶𝘀𝘁𝗶𝗿 𝗻𝗶ñ𝘅𝘀, 𝗻𝗶 𝘀𝗲 𝗽𝗼𝗱𝗿í𝗮 𝗮𝘁𝗲𝗻𝗱𝗲𝗿 𝗲𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝗼𝗹𝗶𝗰𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗼𝗿𝗶𝗼, 𝗻𝗶 𝗲𝗻 𝘂𝗻 𝗰𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗼𝗿𝗶𝗼 𝗲𝗻 𝗲𝗱𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗼 𝗳𝗮𝗺𝗶𝗹𝗶𝗮𝗿, 𝗰𝗼𝗺𝗼 𝗮𝘀í 𝘁𝗮𝗺𝗽𝗼𝗰𝗼 𝘀𝗲 𝗽𝗼𝗱𝗿í𝗮 𝗮𝘁𝗲𝗻𝗱𝗲𝗿 𝗮 𝗽𝗲𝗿𝘀𝗼𝗻𝗮𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝗻𝗼 𝗲𝘀𝘁é𝗻 𝗲𝗻 𝗰𝗲𝗿𝗰𝗮𝗻í𝗮 𝘆𝗮 𝗾𝘂𝗲 𝗹𝗮 𝗰𝗶𝗿𝗰𝘂𝗹𝗮𝗰𝗶ó𝗻 𝗮𝗰𝘁𝘂𝗮𝗹 𝗲𝘀𝘁á 𝗿𝗲𝘀𝗲𝗿𝘃𝗮𝗱𝗮 𝗮 𝗮𝗰𝘁𝗶𝘃𝗶𝗱𝗮𝗱𝗲𝘀 𝗱𝗲𝗰𝗹𝗮𝗿𝗮𝗱𝗮𝘀 𝗲𝘀𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮𝗹𝗲𝘀. 𝗧𝗼𝗱𝗼 𝗹𝗼 𝗰𝘂𝗮𝗹 𝗿𝗲𝗱𝘂𝗰𝗲 𝗲𝗹 𝘂𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗼 𝗱𝗲 𝗽𝗼𝘀𝗶𝗯𝗹𝗲𝘀 𝗽𝗮𝗰𝗶𝗲𝗻𝘁𝗲𝘀.

Es un dato imprescindible advertir que, por la experiencia comparada, los países que implementaron cuarentenas flexibles han visto derrumbar su economía de la misma forma que los países con cuarentena rígida, ya que lo que inhibe la circulación y la demanda de la mayoría poblacional es la misma pandemia y los riesgos que implica.

Nuestra actividad en el ámbito privado permite la vía de los tratamientos remotos legitimados desde los organismos de referencia estatales como la Dirección Nacional de Salud Mental, la Subsecretaria de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencias en ámbitos de Salud del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y el Colegio de Psicólogxs de la Provincia de Buenos Aires. Las obras sociales en su mayoría han seguido esta decisión política y han transformado en tiempo record todo el sistema de facturación (sobre las pocas OOSS que no se han allanado a la cobertura del modo virtual hemos hecho y seguiremos haciendo los pertinentes reclamos).

Tenemos en esta modalidad una posibilidad de continuar nuestro trabajo, con los reacomodamientos necesarios que implica el momento y la reflexión fecunda sobre nuestra praxis.

Por otro lado, en el ámbito de lo público, la salud como actor esencial y nuestra disciplina siendo parte de la misma, ha permitido movimientos interesantes en relación a nuestro rol en los equipos de salud. Lxs psicólogxs además de atender urgencias, asistencias remotas y seguimientos de pacientes, ocupan un lugar fundamental en los equipos hospitalarios acompañando y conteniendo a las distintas cuestiones emocionales que surgen ante tanta muerte. Se han pensado dispositivos, se han creado mecanismos de respuesta interna a esta nueva situación.

A lxs colegas que trabajan en el primer nivel, se suma la tarea con la comunidad misma y las instituciones de los territorios, tratando de imprimir una lógica de cuidados desde las mesas barriales o los comités de crisis.
La salud mental como parte de la salud integral es esencial, más allá de la presencia del paciente en el marco terapéutico tradicional.

Tenemos la responsabilidad de una mirada del conjunto de nuestrxs matriculadxs, el diálogo permanente con otros actores y otros espacios y el compromiso de continuar la construcción con otrxs, en el marco de un proyecto colectivo.

Qué Salud y qué salud mental podemos pensar para nuestras comunidades, como será la nueva “normalidad”, cómo sumamos a pensar la salud desde una lógica de cuidados, cómo ayudamos al desarrollo de los recursos protectorios de las personas, dado que el aislamiento mismo no implica per se una psicopatología.

𝗟𝗮 𝗦𝗮𝗹𝘂𝗱 𝗠𝗲𝗻𝘁𝗮𝗹 𝗻𝗼 𝗽𝘂𝗲𝗱𝗲 𝗼𝗳𝗿𝗲𝗰𝗲𝗿 𝗮𝗿𝗴𝘂𝗺𝗲𝗻𝘁𝗼𝘀 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗹𝗼𝘀 𝘀𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝗶𝗻𝘀𝗶𝗱𝗶𝗼𝘀𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲 𝘁𝗿𝗮𝗯𝗮𝗷𝗮𝗻 𝗰𝘂𝗲𝘀𝘁𝗶𝗼𝗻𝗮𝗻𝗱𝗼 𝗹𝗮 𝗺𝗲𝗱𝗶𝗱𝗮 𝘀𝗮𝗻𝗶𝘁𝗮𝗿𝗶𝗮 𝗾𝘂𝗲 𝗽𝗿𝗼𝘁𝗲𝗴𝗲 𝗻𝘂𝗲𝘀𝘁𝗿𝗮𝘀 𝘃𝗶𝗱𝗮𝘀, 𝗻𝗶 𝗱𝗲𝘀𝗱𝗲 𝗲𝗹 𝗽𝘂𝗻𝘁𝗼 𝗱𝗲 𝘃𝗶𝘀𝘁𝗮 𝗿𝗲𝗱𝘂𝗰𝗰𝗶𝗼𝗻𝗶𝘀𝘁𝗮 𝗱𝗲 𝗽𝗲𝗻𝘀𝗮𝗿 𝗾𝘂𝗲 𝗹𝗮 𝗿𝗲𝘀𝗽𝘂𝗲𝘀𝘁𝗮 𝗮 𝗹𝗮 𝗰𝗿𝗶𝘀𝗶𝘀 𝗲𝗰𝗼𝗻ó𝗺𝗶𝗰𝗮 𝘀𝗲 𝗿𝗲𝗱𝘂𝗰𝗲 𝗮 𝗹𝗮 𝗮𝗰𝘁𝗶𝘃𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗽𝗿𝗲𝘀𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮𝗹, 𝗻𝗶 𝘁𝗮𝗺𝗽𝗼𝗰𝗼 𝗮𝗹𝗶𝗺𝗲𝗻𝘁𝗮𝗻𝗱𝗼 𝗲𝗹 𝗰𝗮𝗿á𝗰𝘁𝗲𝗿 𝗻𝗼𝗰𝗶𝘃𝗼 𝗱𝗲𝗹 𝗮𝗶𝘀𝗹𝗮𝗺𝗶𝗲𝗻𝘁𝗼 𝘀𝗼𝗯𝗿𝗲 𝗹𝗮𝘀 𝘀𝘂𝗯𝗷𝗲𝘁𝗶𝘃𝗶𝗱𝗮𝗱𝗲𝘀, 𝗰𝗼𝗻 𝗲𝘀𝘁𝗿𝗮𝘁𝗲𝗴𝗶𝗮𝘀 𝗰𝗼𝗺𝘂𝗻𝗶𝗰𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻𝗮𝗹𝗲𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝗻𝗼 𝗽𝗿𝗶𝗼𝗿𝗶𝘇𝗮𝗻 𝗰𝗼𝗻𝘀𝗲𝗻𝘀𝘂𝗮𝗿 𝘂𝗻𝗮 𝗲𝘀𝘁𝗿𝗮𝘁𝗲𝗴𝗶𝗮 𝘀𝗮𝗻𝗶𝘁𝗮𝗿𝗶𝗮 𝗾𝘂𝗲 𝗲𝘃𝗶𝘁𝗲 𝗹𝗮 𝗰𝗮𝘁á𝘀𝘁𝗿𝗼𝗳𝗲 𝗱𝗲 𝗽é𝗿𝗱𝗶𝗱𝗮 𝗱𝗲 𝘃𝗶𝗱𝗮𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝘃𝗲𝗺𝗼𝘀 𝗲𝗻 𝗽𝗮í𝘀𝗲𝘀 𝘃𝗲𝗰𝗶𝗻𝗼𝘀.

Contextuamos este documento el 20 de junio del 2020, el proceso es muy dinámico, con un incremento en el número de contagios que hace presumir que estamos cercanos al pico de la curva, donde la capacidad hospitalaria está ocupada en un 60% y donde las autoridades sanitarias plantean un posible colapso o saturación del sistema en 15 días de no cambiar la aceleración de contagios.

La cuarentena se extiende y el futuro se hace incierto. Lo que sabemos es que esta medida sanitaria es el único remedio a la expansión exponencial del virus.

Nuestro distrito de 4000 matriculdxs, y una extensión geográfica que abarca parte del AMBA, presenta distintas realidades.

Tal es así que el día 6 de mayo, con las primeras flexibilizaciones de la cuarentena, se realizó un relevamiento sobre los municipios que respondían a los criterios sanitarios: 𝗠𝗮𝗴𝗱𝗮𝗹𝗲𝗻𝗮, 𝗠𝗼𝗻𝘁𝗲, 𝗚𝗲𝗻𝗲𝗿𝗮𝗹 𝗕𝗲𝗹𝗴𝗿𝗮𝗻𝗼, 𝗖𝗵𝗮𝘀𝗰𝗼𝗺ú𝘀, 𝗚𝗲𝗻𝗲𝗿𝗮𝗹 𝗣𝗮𝘇, 𝗣𝗶𝗹𝗮 𝘆 𝗣𝘂𝗻𝘁𝗮 𝗜𝗻𝗱𝗶𝗼. 𝗘𝘀𝘁𝗼𝘀 𝗺𝘂𝗻𝗶𝗰𝗶𝗽𝗶𝗼𝘀 𝗵𝗼𝘆 𝗲𝘀𝘁á𝗻 𝘁𝗿𝗮𝗯𝗮𝗷𝗮𝗻𝗱𝗼 𝗱𝗲 𝗺𝗮𝗻𝗲𝗿𝗮 𝗽𝗿𝗲𝘀𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮𝗹 𝗲𝗻 𝗱𝗲𝘁𝗲𝗿𝗺𝗶𝗻𝗮𝗱𝗮𝘀 𝗰𝗼𝗻𝗱𝗶𝗰𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀 𝘆 𝗰𝗼𝗻 𝗽𝗿𝗼𝘁𝗼𝗰𝗼𝗹𝗼 𝗱𝗲 𝗮𝘁𝗲𝗻𝗰𝗶ó𝗻 𝗮𝗽𝗿𝗼𝗯𝗮𝗱𝗼 𝗽𝗼𝗿 𝗲𝗹 𝗴𝗼𝗯𝗶𝗲𝗿𝗻𝗼 𝗽𝗿𝗼𝘃𝗶𝗻𝗰𝗶𝗮𝗹.

Sabemos, de todas formas, que no son tiempos ideales para la práctica de nuestra profesión. Que los modos virtuales de atención psicólogica tienen distintos tipos de limitaciones respecto de la atención presencial; que como se mencionaba anteriormente, la crisis de la salud pública remanente significa un escenario con muchas dificultades para muchos colegas.

Entendemos, así mismo, que el cuidado colectivo y solidario es una de las llaves de salida de ésta encrucijada inédita en la que estamos inmersxs.

𝗥𝗲𝗰𝗼𝗿𝗱𝗮𝗺𝗼𝘀, 𝗳𝗶𝗻𝗮𝗹𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗾𝘂𝗲 𝗹𝗮𝘀 𝘀𝗶𝘁𝘂𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀 𝗰𝗹í𝗻𝗶𝗰𝗮𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝗰𝗼𝗺𝗽𝗼𝗿𝘁𝗲𝗻 𝗰𝗼𝗻𝗱𝗶𝗰𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝗿𝗶𝗲𝘀𝗴𝗼, 𝘀𝗶𝗴𝘂𝗲 𝘀𝗶𝗲𝗻𝗱𝗼 –𝗰𝗼𝗺𝗼 𝗱𝗲𝘀𝗱𝗲 𝘂𝗻 𝗰𝗼𝗺𝗶𝗲𝗻𝘇𝗼 𝗱𝗲𝗹 𝗔𝗦𝗣𝗢- 𝗿𝗮𝘇ó𝗻 𝘀𝘂𝗳𝗶𝗰𝗶𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗮𝗯𝗼𝗿𝗱𝗮𝗿 𝗹𝗮 𝗮𝘁𝗲𝗻𝗰𝗶ó𝗻 𝗱𝗲 𝗳𝗼𝗿𝗺𝗮 𝗽𝗿𝗲𝘀𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮𝗹, 𝘁𝗮𝗻𝘁𝗼 𝗲𝗻 𝗹𝗼 𝗽ú𝗯𝗹𝗶𝗰𝗼 𝗰𝗼𝗺𝗼 𝗲𝗻 𝗹𝗼 𝗽𝗿𝗶𝘃𝗮𝗱𝗼. 𝗖𝗼𝗺𝗼 𝗮𝘀í 𝘁𝗮𝗺𝗯𝗶é𝗻 𝗹𝗮 𝗮𝘁𝗲𝗻𝗰𝗶ó𝗻 𝗱𝗲 𝗹𝗮𝘀 𝗽𝗲𝗿𝘀𝗼𝗻𝗮𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝗱𝗶𝘀𝗰𝗮𝗽𝗮𝗰𝗶𝗱𝗮𝗱 𝘆 𝗧𝗘𝗔.

Nuestro colegio sigue todavía funcionando de forma virtual por las vías de contacto informadas en nuestra página web para poder canalizar consultas.

En el proximo post adjuntamos un Anexo de Acciones realizadas por el Distrito desde la irrupción del COVID-19.

𝘓𝘹𝘴 𝘴𝘢𝘭𝘶𝘥𝘢𝘮𝘰𝘴 𝘢𝘵𝘵𝘦, 𝘊𝘰𝘯𝘴𝘦𝘫𝘰 𝘋𝘪𝘳𝘦𝘤𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘊𝘰𝘭𝘦𝘨𝘪𝘰 𝘥𝘦 𝘗𝘴𝘪𝘤ó𝘭𝘰𝘨𝘰𝘴 𝘺 𝘗𝘴𝘪𝘤ó𝘭𝘰𝘨𝘢𝘴 𝘋𝘟𝘐.

Categorías:Profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s