Profesionales

El Colegio de Ópticos brindó recomendaciones sobre salud visual y uso de dispositivos electrónicos

/Difusión Colegio de Ópticos de la Provincia de Buenos Aires/


De un tiempo a esta parte, y más aún hoy por la situación particular por la que estamos atravesando, ha aumentado drásticamente la cantidad de horas que pasamos frente a pantallas de tv, celulares, computadoras y tablets. Tanto adultos como niños utilizamos dispositivos digitales para realizar actividades que antes hacíamos de manera presencial. 

Pero ¿cómo afecta esta exposición nuestra salud visual? 

Todos conocemos los daños que produce la radiación ultravioleta, pero ¿qué ocurre con los dispositivos electrónicos que utilizamos todos los días por muchísimas horas? Al mirar fijamente una pantalla, los ojos tienen que trabajar más al cambiar constantemente de dirección y de enfoque; el número de parpadeos se reduce, favoreciendo la aparición del ojo seco.

Por otro lado, los dispositivos electrónicos con fuentes LED emiten una “luz azul”, que es aquella luz visible más cercana al ultravioleta, emitida naturalmente por el sol, pero también por estas fuentes artificiales en altas intensidades, que resulta nocivo para el sistema visual.

La sobreexposición (y/o la exposición inadecuada) a estas fuentes está relacionada con daños acumulativos en nuestra visión a largo plazo. Como no podemos prescindir de estas tecnologías, debemos adoptar algunos hábitos para minimizar sus daños. 

Algunas de estas recomendaciones son:

  • Adecuar la luz del ambiente, evitar el trabajo en penumbras predominando la iluminación general. Ajustar el brillo, contraste y tamaño de la letra del dispositivo. Utilizar el modo nocturno cuando la luz ambiente sea baja.
  • Parpadear frecuentemente y mantener una correcta postura corporal: mientras permanecemos sentados, apoyar los pies en el suelo manteniendo un ángulo de 90 grados entre pies y rodillas y la espalda bien apoyada en el respaldo del asiento. Mantener una distancia de lectura igual o superior a la distancia entre mano y codo.
  • Disminuir el tiempo de uso continuado de los dispositivos. Aplicar la regla 20-20-20: cada 20 minutos de exposición, descansar 20 segundos y mirar hacia delante 20 pies (6.09 metros) 

La óptica también tiene respuestas para prevenir los daños causados por la luz azul: 

Los filtros de protección ultravioleta son óxidos metálicos que se encuentran incorporados en la propia masa de las lentes, y esta composición es independiente del color. Existen diversos materiales y tratamientos para la fabricación de lentes oftálmicas para cada necesidad. 

Actualmente las lentes ocupacionales previenen las radiaciones azules violetas y bloquean el 100% de la radiación ultravioleta.  

María Laura Bracchi M.P. 59

Categorías:Profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s