Universidad

Teletrabajo: el equipo de Salud Visual de Exactas alerta sobre el síndrome de fatiga ocular

/Difusión Facultad de Ciencias Exactas UNLP/


El equipo de Salud Visual de Exactas recomienda cuidados especiales en tiempos de mayor exposición frente a dispositivos electrónicos

El COVID 19 también posee otros riesgos para la salud, en este caso la visual, al desarrollar múltiples actividades asociadas al teletrabajo. Esta alta exposición frente a pantallas ha traído principalmente desórdenes visuales y músculo-esqueléticos (posturales), como así también otros trastornos, como los psicosociales o mentales.

El equipo liderado por la optómetra Laura Brusi alertó especialmene sobre los problemas visuales: en la práctica clínica de optometría queda evidenciada la asociación que existe entre los síntomas visuales y el trabajo en visión próxima que denominamos Síndrome de Fatiga Ocular (S.F.O), el cual está reconocido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dentro del grupo de enfermedades laborales que afectan la salud. Se define como un conjunto de síntomas que van desde las molestias oculares (prurito, ardor, sequedad, lagrimeo, alteración del parpadeo, dolor ocular, sensación ocular de cuerpo extraño), trastornos visuales (visión borrosa, visión fluctuante, visión doble) y síntomas extra oculares (cefalea, vértigo, molestias cervicales, náuseas).

Los estudios demuestran que las alteraciones visuales están asociadas al trabajo con dispositivos electrónicos y estiman que el 90% de los trabajadores que realizan estas actividades en visión próxima durante más de 3 horas al día, experimentan de alguna forma estos síntomas. De aquí que se haya generalizado el término síndrome visual del computador (SVC), síndrome visual informático (SVI) o síndrome de fatiga ocular (SFO) para designar al conjunto de síntomas y signos (tensión ocular, fatiga ocular, irritación, sensación de ardor, enrojecimiento, visión borrosa y visión doble) resultado de trabajar con dispositivos electrónicos de pantalla.

Algunos síntomas

La modalidad virtual de estar mucho tiempo frente a una pantalla sin tener en cuenta, además, la adecuación del puesto de trabajo en cuanto a la iluminación, distancias y ergonomía postural; provoca una serie de signos y síntomas a tener en cuenta;

–          Molestias oculares: irritación y enrojecimiento de conjuntiva y párpados, sensación de “vista cansada”

–          Sequedad ocular, arenilla en los ojos o sensación de cuerpo extraño, pesadez en los párpados u ojos

–          Sensación de quemazón y prurito, lagrimeo, alteración de parpadeo, dolor ocular y/o periocular

–          Necesidad de frotarse los ojos, orzuelos a repetición por frotarse los ojos excesivamente

–          Trastornos visuales: hipersensibilidad a la luz (fotofobia), visión borrosa transitoria de la imagen, dificultad de enfoque, visión doble de los caracteres, cambios en la percepción de los colores

–          Refocalización lenta al pasar de visión cercana a lejana, visión de manchas flotante, cambios refractivos de condiciones visuales preexistentes (variación en la graduación de tus anteojos)

Pero a estos síntomas que afectan directamente a la visión, hay otros que traen aparejada una serie de complicaciones que exceden lo estrictamente ocular a saber:

–          Vértigos, mareos, dolor de cabeza, cambios de carácter con irritación e insomnio (alteración del ciclo circadiano)

–          Sensación de ansiedad, molestias en la nuca y en la espalda (contracturas musculares)

–          Somnolencia, cansancio excesivo, estrés, aumento de errores en las tareas realizadas.

Las causas de la fatiga visual aparecen fundamentalmente por las inadecuadas condiciones de trabajo como ser: causas intrínsecas del operario, estado refractivo no corregido o condición inadecuada de la corrección óptica en uso (corrección óptica desactualizada, cristales rayados) u otras posibles alteraciones del órgano de la visión. Causas relacionadas con el puesto de trabajo; distancia inadecuada de los tres puntos de visión permanente (pantalla, teclado, documento), ubicación incorrecta de la pantalla (presencia de reflejos y deslumbramientos), deficiencia en la iluminación, deficiencias de los caracteres (centelleos, tamaño inadecuado, contrastes inadecuados), deficiencia entre la altura del escritorio y la silla, inadecuada elección de la silla para una correcta postura ergonómica, etc.

Algunas recomendaciones

Para amortiguar el impacto que esto está causando en nuestro sistema visual y músculoesquelético, es importante tener en cuenta algunas sugerencias tales como:

–          Escritorio; altura entre 72 y 75 cm.

–          Silla; debe ser ergonómica que permita regular la altura y la posición de la espalda.

–          Monitor; debe tener las medidas recomendadas según la actividad y debe estar ubicado entre 40 y 75 cm de los ojos (dependiendo de su tamaño), a la altura de nuestra línea de mirada (con el cuello erguido) a los efectos que permita un desplazamiento visual cómodo entre el monitor y el teclado.

Otro factor a tener en cuenta, señala la Optómetra Laura Brussi, para evitar la fatiga visual; es el entorno del puesto de trabajo para evitar los deslumbramientos directos y los reflejos producidos por las fuentes de luz artificial y natural, se recomienda orientar los puestos de trabajo en paralelo a las fuentes de iluminación (luminarias o ventanas), o bien colocarlos a una distancia suficiente para evitar que la luz pueda incidir directamente sobre la pantalla. Estas medidas deben ser complementadas mediante la utilización de cortinas, persianas o mamparas que amortigüen las reflexiones. Pero la especialista también proporciona una serie de recomendaciones para evitar el Síndrome de Fatiga Ocular

–           Sea consciente de parpadear en forma regular y completa, pues estar fijando las pantallas reduce la frecuencia de parpadeo, torna el parpadeo incompleto y provoca síntomas de sequedad ocular (arenilla, picazón).

–          Parpadeo normal 15 veces por minuto en forma completa (ambos párpados deben juntarse)

–          Puede estimular la producción de lágrima cerrando los párpados apretadamente un par de veces y luego parpadeando rápidamente para distribuir la lágrima sobre la superficie ocular.

–          Se recomienda pararse y caminar unos metros cada 90 minutos de trabajo ininterrumpido.

–          Se debe incorporar la regla del 20-20-20: cada 20 minutos, apartar la vista de la pantalla por 20 segundos mirando a una distancia de 20 pies (6 metros), para permitir que los músculos extra oculares y la acomodación se relajen.

–          Para relajar la musculatura ocular se recomienda a la mitad de la jornada de trabajo y al finalizar la misma, dibujar con la mirada 3 círculos grandes hacia la derecha y 3 hacia la izquierda y luego dirigir la mirada hacia las cuatro esquinas de nuestro campo visual.

Categorías:Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s