Gremiales

Organizaciones gremiales y de Derechos Humanos se reunieron en el conversatorio “Libertad a los presos por luchar”

/Difusión ATE Nacional/


En la tarde de ayer se llevó a cabo de forma virtual el Conversatorio ‘Libertad a lxs presxs por luchar’, convocado por el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), la Liga Argentina por los Derechos Humanos, el Departamento de Derechos de los Pueblos de ATE Nacional y la CTA Autónoma. La actividad contó con la participación de referentes y luchadorxs de organizaciones de todo el campo popular, y con la exposición de los presos políticos Luis D’Elía y Sebastián Romero.

Lxs trabajadorxs organizadxs son lxs principales protagonistas de la resistencia y lucha por los impactos de las distintas crisis que no provocan; y son testigos de cómo diferentes gestiones de gobiernos nacionales y provinciales administran el conflicto social. En ese sentido, se han detenido días, semanas, meses o años a militantes y activistas sociales, políticos y/o sindicales. La forma asumida tiene como base la persecución, criminalización de la protesta y judicialización de luchadorxs populares, como mecanismo disciplinador y de amedrentamiento de quienes se oponen a las tantas injusticias del sistema capitalista.

La persecución, criminalización de la protesta social y judicialización contra la militancia popular se profundizó durante el Gobierno de Macri. En ese período, al menos 1.452 personas fueron detenidas en el marco de protestas sociales de las cuales el mayor porcentaje fueron luchadorxs sociales y sindicales; sumando el rol estratégico del Poder Judicial en la profundización de ese proceso.

Hoy continúan privadxs de su libertad, entre otrxs, Milagro Sala, dirigente social de la Túpac Amaru, detenida en 2016 arbitrariamente en la provincia de Jujuy por liderar una protesta contra decisiones del Gobernador Gerardo Morales; Luis D’Elía, en el marco de la condena que recibió por la permanencia en la Comisaría Nº24 de La Boca en el año 2004, reclamando por el crimen de uno de sus compañeros, el dirigente comunal Martín ‘Oso’ Cisneros; Sebastián Romero, militante PSTU (Partido Socialista de los Trabajadores Unificados), imputado por la ex Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien le inició una causa por intimidación pública tras disparar un supuesto mortero durante una marcha contra la reforma previsional impulsada por Mauricio Macri el 18 de diciembre de 2017.

Cabe mencionar que entre ellxs también estaba previsto el pedido de la libertad de Raúl Castells, dirigente del Movimiento Independiente Justicia y Dignidad (MIJD) y Secretario de Derechos Humanos de la CTA-A de la provincia de Chaco, quien el día 22 de octubre fruto de la lucha y presión de diferentes sectores populares consiguió recuperar su libertad. Raúl Castells fue detenido el 9 de septiembre del 2020 cuando apoyaba la lucha de lxs trabajadores municipales de la localidad de Sáenz Peña en el Chaco, que cansadxs de los salarios de hambre, se auto convocaron en el corralón municipal para reclamarle al Intendente urgentes mejoras salariales.

EXPOSICIONES DEL CONVERSATORIO

Ricardo Peidro, Secretario General Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma

“Los que militamos desde hace mucho tiempo sabemos que una parte siempre presente en esa militancia es el pedido de libertad de los presos por luchar y el pedido del cese de la represión a la protesta. Pero es algo que no tenemos que naturalizar. Nos llena de profunda desazón y dolor tener que, en democracia, seguir pidiendo por los compañeros y las compañeras que están presos. Cuando los poderosos de siempre no gobiernan, condicionan y presionan a los gobernantes y quieren hacer pasar por criminales, asesinos y delincuentes a quienes les cuestionan el poder que ostentan”.

“Al compañero Sebastián Romero, bajo la excusa de haber tirado un petardo en una movilización contra la reforma previsional, lo privaron de su libertad. Pero por supuesto sabemos que en realidad se convirtió en un objetivo por ser un militante, y que su detención pretendió ser una forma de disciplinar al resto de los compañeros y compañeras. Se trata de un hostigamiento que tiene como objetivo hacernos creer que no es posible pelear contra ese poder que hace de esta una sociedad tan injusta. Mientras tanto a Chocobar, que mató a una persona por la espalda, lo recibió el Presidente Macri con honores en la Casa Rosada”.

José Schulman, Secretario Nacional de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre

“Nosotros hicimos la reflexión de que el de Macri no era un gobierno más, no era un gobierno burgués más, ni siquiera un gobierno burgués de derecha más, sino que encarnaba un proyecto de recolonización integral de la Argentina, que heredaba, asumía, prolongaba, reeditaba y actualizaba el proyecto del Golpe de Estado del ’76. En esas condiciones se produjo una recolonización minuciosa y detallista de todos los aspectos de la vida en Argentina, incluyendo al Poder Judicial, que ya desde antes de que llegara Macri el Poder Judicial era elitista, xenófobo, clasista, racista, macartista y patriarcal. Macri, la Corte Suprema, Rosenkrantz y los jueces más descarados de Comodoro Py transformaron ese aparato judicial en un instrumento de colonización explícita”.

“En mayo de 2019 llevamos una denuncia a Lima, Perú, ante Diego Sayán, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Independencia de Magistrados y Abogados. En ella denunciamos el copamiento de la Corte Suprema, del Consejo de la Magistratura, de Comodoro Py, y la persecución a las y los compañeros. Hace tres días la Fiscalía de Lomas de Zamora pidió indagatoria a 25 personajes, incluyendo a Emiliano Blanco, el Jefe del Servicio Penitenciario Federal, que es a quien nosotros acusamos de haber diseñado un plan de espionaje contra las compañeras y compañeros que estaban presos en Marcos Paz y sobre los y las que les visitábamos. Esperemos que ese juicio avance”.

Fernando Suárez, del Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos

“Siempre hemos levantado la bandera de la libertad para los presos políticos, y se lo hemos dicho al Presidente Alberto Fernández en las dos entrevistas que tuvimos con él como Mesa Nacional de Organismos de Derechos Humanos. Como movimiento ecuménico de Derechos Humanos, desde la parte espiritual y ética nos comprometemos a seguir dando esa batalla. No nos vamos a callar. También les estamos exigiendo pronunciamientos al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo, que no pueden seguir en silencio frente a estas situaciones. Milagro Sala, Luis D’Elía y Sebastián Romero se han convertido en presos políticos simbólicos, pero detrás hay casi cuarenta compañeros y compañeras que están padeciendo esta realidad. El Poder Judicial necesita una reforma tremenda y profunda”.

Sebastián Romero, militante del Partido Socialista de los Trabajadores Unificados (PSTU)

“Quiero agradecer toda la lucha que vienen llevando ya desde el Gobierno de Macri. Nosotros somos presos políticos. Agradezco la gran campaña que hicieron, principalmente unitaria, que fue lo más importante para lograr sacar de la cárcel a mi compañero Daniel Ruíz. Ese es el camino que tenemos que seguir para lograr que en Argentina nunca más haya un preso por luchar, porque no es un crimen, sino una necesidad”.

Luis D’Elía, dirigente de la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat

“Yo estoy preso hace dos años, con una condena de tres años y nueve meses, por esta causa. Por el solo hecho de encabezar una protesta el día que asesinaron a un dirigente social. Mientras los compañeros que encabezamos la protesta estamos presos, Juan Carlos Duarte, que es quien asesinó a ese dirigente, fue condenado a 18 años de prisión y tras cumplir 16 ya está libre. Mi causa prescribió para 60 compañeros, menos para mí”.

“Hace cuatro años, Julian Assange me mandó el cable 1.222 de Wikileaks. En el punto 4-C de ese cable dice que la ex Embajadora de los Estados Unidos en Argentina, Vilma Socorro Martínez, le informa al Departamento de Estado en Washington que en el día de ese cable le pidió a Macri mi detención. Soy un preso político con certificado extendido por la Embajada de los Estados Unidos. Mi fallo está firme porque la Corte rechazó mi recurso en queja. Obviamente mis abogados están yendo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero aquí queda el camino del indulto o la amnistía”.

“Con estas condenas por luchar en realidad no nos condenan a nosotros, sino a los que vienen detrás. A la clase trabajadora, a cualquiera que luche. Quieren dejar sentados precedentes bien claros. A Sebastián lo demonizaron como ‘el hombre mortero’, cuando él no tenía ningún mortero, sino un ‘tres tiros’. Estas condenas no son ni a Milagros, ni a Sebastián, ni a Luis, sino a la clase trabajadora en su conjunto, y son un pésimo antecedente”.

Hugo ‘Cachorro’ Godoy, Secretario General de ATE Nacional

“Para nosotros era muy importante realizar este conversatorio, porque entendemos que es un debate primero de justicia elemental, porque no puede ni debe haber ningún preso por luchar, y segundo es un debate cultural, porque estos castigos no solamente han falseado la realidad con causas fabricadas para justificar las detenciones, lo que demuestra la existencia de una Justicia corrupta y ceñida a los intereses del poder dominante y hasta subordinada a poderes extranjeros, sino que además tiene el empeño de producir un ensañamiento y un aleccionamiento al conjunto de la sociedad para que no se atreva a rebelarse para pelear por una Justicia mejor. Buscan que no nos atrevamos a cambiar las condiciones de esta realidad que ahoga a la mayoría del pueblo argentino, ni a asumir desafíos e institucionalidades nuevas”.

“En la lucha del 18 de diciembre de 2017, por la que es acusado Sebastián, se produjo una gran movilización en contra del intento de aplicar los planes del Fondo Monetario Internacional para reformar el sistema previsional de la Argentina, como un primer paso previo a una segunda reforma, ya sobre el sistema de las relaciones laborales de nuestro país. Lo que se castiga en Sebastián es la decisión del pueblo de que no se apliquen planes que tengan que ver con los intereses del FMI y de las multinacionales a las que obedece”.

“Cuando se castiga a Milagros en aquel campamento, poco tiempo después de la asunción de Morales en la provincia de Jujuy, no solamente lo que se intentaba era frenar cualquier tipo de movilización, sino que además se condenaba el atrevimiento de una coya, de una indígena, de una mujer trabajadora, de poder asumir el desafío de poder construir infinidad de experiencias de nuevas formas de organización de la clase trabajadora y de nuevas posibilidades de intervención articulada con el Estado para darle respuestas a las grandes necesidades que tenemos como sociedad”.

“A Luis se lo castigó por una causa inventada alrededor de la permanencia en la Comisaría de La Boca, y es tremenda la paradoja de que el asesino esté libre, y que el que evitó una masacre y quien planteó la denuncia con valentía y coraje, está preso. Ahora bien, no es la única acusación que se le hizo a Luis: También lo acusaron de ser cómplice de Irán y no sé qué carga de pavadas más que tienen que ver con el interés de Estados Unidos y de sus papagayos, que reproducen sus mentiras en la prensa y en la justicia local para que nuestro país siga siendo una colonia y no se atreva a construir nuevas alianzas a nivel latinoamericano y mundial para que la hegemonía del impero de Estados Unidos deje de ser una plaga para la humanidad”.

Prensa ATE

Categorías:Gremiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s