Profesionales

El Colegio de Trabajadores Sociales de La Plata manifestó su preocupación por la situación de violencia de género y llamó a movilizar

/Difusión Colegio de Trabajadores Sociales de la provincia de Buenos Aires distrito La Plata/


Desde la comisión de Géneros, Disidencias y Derechos Humanos del Colegio de Trabajadorxs sociales de la Provincia de Buenos Aires – Distrito La Plata, pronunciamos nuestra preocupación ante la situación de violencia de género; cuestión para nada novedosa y sobre la que desbordan de tinta varios análisis mediáticos; pero que la sucesión de los últimos femicidios y la acción (o la omisión) de la instituciones competentes nos convocan a poner en discusión algunos aspectos.

May be an image of 3 people and text that says 'POR ÚRSULA, POR TODAS!!! CONVOCATORIA A LOS TRIBUNALES Ursula #JAstCapralmla ast Justicia MIÉRCOLES A LAS 17 HS Cis DELA PROVINCIA DE BUENOS AIRES COLEGIO DE TRABAJADORES SOCIALES La PLata'

En nuestro país, en el contexto de la pandemia y las medidas DISPO, en el primer mes del año hubo 37 femicidios y travesticidios, 3 crímenes en investigación sospechados de femicidios, 29 intentos de femicidios, 25 infancias huérfanas, 23 marchas exigiendo (según el Observatorio Lucia Pérez).

En el transcurso de Febrero, estas cifras ascienden a 48 víctimas. De acuerdo a las estadísticas oficiales ocurre un femicidio cada 22 horas; los nombres se van sucediendo con el correr de los días, después de Úrsula Bahillo (18), Florencia Figueroa (23), Vanesa Carreño (29) y Rosita Marina Patagua (46)… y, mañana, quién?, se naturaliza la violencia. Y la justicia llega tarde.

El femicidio como máxima expresión de la violencia de género, es la punta del iceberg de una cadena de violencias previas que responde a la lógica patriarcal en el sistema capitalista; siendo la opresión de clase, de género y racializada; dar cuenta de ello es imprescindible para considerar lo complejo de la problemática; por lo cual asumimos que es fundamental un abordaje integral.

No bastan las campañas de sensibilización, para la prevención es necesaria también la implementación real de la ESI (Educación Sexual Integral) en todos los niveles educativos. Pensar en dispositivos donde se trabaje en torno a las construcciones de vínculos, de otras masculinidades, no podemos pensar los hechos ocurridos como situaciones particulares y aisladas de un contexto, en el cual se establecen jerarquías y relaciones de poder.

En tal sentido, se debe implementar de manera eficaz los marcos normativos vigentes, traduciéndose en políticas públicas reales. Estos dispositivos deben ser de promoción y prevención, pero también de asistencia integral a las mujeres que acuden buscando refugio y respuesta a la violencia vivenciada.

Paradójicamente se promueven la creación de organismos especializados para el abordaje de la problemática, y de acuerdo a lo sucedido se pretende multiplicarlo en otros dispositivos, como la única respuesta del Estado a la “violencia extrema”. Sin embargo, en tales espacios ocupacionales les colegas, que intervienen en la temática, lo hacen en condiciones laborales de precarización, con salarios magros, sin disponer de los recursos necesarios para responder a las situaciones problemáticas que presenta el abordaje y desde la soledad absoluta. Condiciones que desjerarquizan el ejercicio profesional y que incide en el ejercicio del derecho de la persona que se acerca al mismo buscando una respuesta.

La violencia institucional tiene su máxima expresión en la ausencia de perspectiva de género en el accionar cotidiano de sus agentes, revictimizando a las mujeres y personas LGTBI, que solicitan asistencia o bien recurren a denunciar a su agresor. El accionar de la policía y también del ámbito judicial debe repensarse, cuya labor es fundamental cuando la violencia se hace carne y es antesala al femicidio.

Ahora bien, si bien hemos celebrado la implementación de la Ley Micaela, nos preguntamos ¿Qué papel juega?. La capacitación urge, sin embargo no puede ser solo una mera jornada de sensibilización. Se debe desnaturalizar, poner en tensión la estructura aprendida, para capacitar y formar a les funcionarixs, y el resto de les trabajadorxs, en perspectiva de género que engloba necesariamente lo que hace a la prevención en violencia de género. Y sus cargos deben depender de ello.

Hace mucho que sostenemos que lo personal es político. La respuesta del Estado no puede seguir siendo fragmentaria. El Estado responsable.

—-En La Plata, la Multisectorial de mujeres, trans, travestis, lesbianas y bisexuales llama a concentrar en la esquina de 7 y 50 a las 17 hs —

Categorías:Profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s