Profesionales

La Federación Bioquímica bonaerense difundió una reflexión de la doctora María Verónica Schiavina: “¿Es posible tener un buen sistema de salud en nuestro país?”

/Difusión Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires/ FABA Informa/


¿Es posible tener un buen sistema de salud en nuestro país?

“De forma inesperada, la pandemia dio visibilidad al sistema de salud … y ha surgido una oportunidad para analizar en profundidad qué debilidades presenta, qué cambios se requieren para lograr en nuestro país un buen sistema de salud equitativo y con una financiación acorde.”

Por Dra. María Verónica Schiavina, Secretaria de Hacienda de la Federación Médica de la provincia de Buenos Aires – FEMEBA– para FABAInforma.

De manera recurrente, y durante muchos años, se mencionó la poca importancia que la población en general le da a la salud, no figurando en las encuestas como tema relevante y también ausente en las plataformas políticas. Pero, de forma inesperada, la pandemia dio visibilidad al sistema para afrontar a esta enfermedad y, dada la sensibilidad social actual, ha surgido una oportunidad para analizar en profundidad qué debilidades presenta, qué cambios se requieren para lograr en nuestro país un buen sistema de salud, equitativo y con una financiación acorde. La difusión del SNISA-Sistema Nacional Integrado de Salud- presentado días atrás por la Vicepresidenta de la Nación, también contribuyó a que este tema se difunda y trate en diferentes ámbitos.

Antes de dedicarnos a algunas particularidades, amerita considerar cuestiones básicas e imprescindibles para encaminar un proyecto sólido, viable y que se sostenga en el tiempo:
a) confianza en quienes convocan y lo lideran;
b) financiamiento acorde y protegido;
c) madurez de todos los participantes, pues es necesario estar dispuestos a algunos renunciamientos sectoriales; y sobre todo,
d) transparencia, con toda la información a disposición y comprobable.

Sin esto, y sin una convocatoria a una real participación de todos los actores, sólo seremos espectadores privilegiados de cuestiones cosméticas con anuncios rimbombantes y fugaces.

Se requiere convocar a todos los sectores, dado que estamos hablando de la salud pública, no sólo la estatal, donde también deben participar representantes de las obras sociales y prepagas, universidades, representantes de los profesionales y de la población, entre otros. Es imprescindible un llamamiento para la construcción de consensos en lo macro, como primeros escalones hacia un mejor sistema de salud, desterrando las posturas partidarias rígidas que dificultan la concreción de un sistema sostenible y mejorable a través de los años.

Si escuchamos a referentes de los distintos subsectores, todos manifiestan malestar, no sólo por el momento actual, sino que vislumbran un futuro ominoso. Expertos, funcionarios, representantes de las obras sociales, dueños de prepagas, todos muestran disconformidad y temor, en especial en lo atinente a cuestiones económicas. El recurso humano, en el que están incluidos los profesionales, tienen muy baja remuneración, agravada su situación durante el año pasado por una gran exigencia que visibilizó la escasa planificación en relación a los requerimientos sanitarios, llevando a un importante desgaste, agotamiento y muertes por Covid-19, expresando una gran insatisfacción laboral.

La población en general tampoco está conforme con la atención, quienes acceden al sistema estatal tienen dificultades en relación a la oportunidad de acceso a la atención y a la calidad de la misma. Los beneficiarios de obras sociales y prepagas también manifiestan dificultades y son quienes más presentan amparos judiciales para poder acceder a prácticas o medicamentos que le son denegadas. No debemos olvidarnos de PAMI, con su larga historia de déficit, profesionales mal pagos y usuarios en muchos casos desprotegidos.

A esta altura podemos remarcar que hay una clara necesidad de un cambio profundo de nuestro sistema de salud, pero no podemos caer en el error de tratar de implementar los mismos modelos exitosos de otros países. No parece factible en esta etapa un financiamiento único como el de Inglaterra o Canadá por varios motivos, siendo uno de los principales, la descentralización con el manejo particular de cada provincia en nuestro país. Alemania, Israel y otros países, también tienen buenos sistemas, por lo que dar una mirada a los modelos más destacados siempre es interesante e inspirador.

En síntesis, estamos en un buen momento para dar este gran paso, convocados por las autoridades sanitarias con rectoría por parte del Ministerio y mostrando los participantes una sincera disposición a la construcción de un mejor sistema de salud. Se puede, debemos hacerlo y salir de esta disconformidad y queja permanente que no conduce a nada, con un enfoque pluralista que contemple objetivos a mediano y largo plazo, sin banderas políticas ni negocios sectoriales.

Si no tenemos en claro que no hay propuestas mágicas y que tampoco prosperaría la imposición de pautas como verdades absolutas, será imposible pensar en algo factible y sustentable, además de una pérdida de oportunidades.

Categorías:Profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s