Gremiales

La CTA-Autónoma presentó un documento de Análisis de las Reformas al Impuesto a las Ganancias

/Difusión ATE Nacional/


En el marco del debate en el Congreso del proyecto de modificación del Impuesto a las Ganancias 4º Categoría, el Instituto de Estudios y Formación de la CTA Autónoma, coordinado por Horacio Fernández y Daniel Godoy, e integrado además por Claudio Lozano, Directo del Banco de la Nación, y Agustia Haimovich, presentaron un documento que analiza la propuesta que busca elevar el mínimo no imponible (nivel de ingresos a partir del cual se tributa) a $ 150.000 (en bruto) para trabajadorxs en relación de dependencia, ajustado por el índice RIPTE, y elevar de 6 a 8 jubilaciones mínimas la deducción especial para jubilados y jubiladas.

CLICK PARA DESCARGAR EL DOCUMENTO COMPLETO

El informe brinda un “fuerte apoyo” a la iniciativa en tanto y recuerda su orígen, en 1974, cuando se aplicó con el objetivo Wevitar medidas de elusión de las obligaciones empresarias sobre este impuesto”. “En efecto haciendo figurar elevadas nóminas salariales correspondientes a cargos directivos, socios, o familiares, disminuían el monto de sus ganancias imponibles”, explica.

“Resulta evidente que si actualmente, sin la modificación, deben tributar trabajadores/as solteros a partir de $ 74.800 y casados/as a partir $ 98.900 lejos se está de gravar esos altos ingresos ejecutivos que eran objeto de la norma original. Así se llega que al año 2020 sobre poco más de 9 millones de trabajadores registrados más de 2 millones trescientos mil están alcanzados por el tributo. Con la reforma en discusión 1.267.000 dejaran de tributar. De igual forma apoyamos las modificaciones que se introdujeron en el debate en comisiones (retroactividad el 1º de Enero, exclusión del aguinaldo, y distintas deducciones y exclusiones) que amplían el beneficio”, destaca el documento en sus conclusiones.

En tanto, agrega que “corresponde también dejar en claro que al no ser una reforma integral, sino que solo eleva el mínimo no imponible, no actualiza los montos que vinculan la ganancia imponible con las correspondientes alícuotas. De forma tal que al ser alcanzado por el impuesto se “entra” por las escalas más altas. A fin de morigerar este efecto el proyecto deja en manos del Poder Ejecutivo disponer medidas para que aquellos que perciban ingresos entre 150.000 y 173.000 pesos no se vean tan perjudicados”. “Pero evidentemente no actualizar los montos de ganancia imponible atentan contra el criterio de gradualidad”, señala.

“No pocas veces la realidad ha mostrado que los salarios han perdido frente a la inflación”, expresa el informe que propone “como más adecuado tomar como medida de ajuste una canasta de consumos que se convenga”. “Por ejemplo hasta el año 1998, antes de la introducción de las famosas “tablas” que distorsionaron estos criterios el mínimo no imponible alcanzaba a 1,8 veces el valor de la Canasta de Consumo Familiar Promedio de los Hogares que se desprendía de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares de 1997. Actualizada a la fecha esa canasta llega a $101.502. Si comparamos la capacidad de consumo que sostiene el mínimo no imponible propuesto $124.500 (neto) llega a solo 1,2veces el valor de la canasta actualizada. Creemos que adoptar este criterio permite recomponer capacidad de consumo y un nivel de excedente a no ser alcanzado por el tributo”.

“Es evidente que la reforma propuesta va poder orientar hacia el consumo ingresos de una franja de sectores medios, pero debe también puntualizarse que dado que el promedio salarial al 3er. Trimestre 2020 según la EPH era de $40.587 para los registrados y $31.041 para los ocupados en general, el impacto virtuoso sobre el consumo será reducido”. “Por lo tanto -resalta- “resulta imprescindible que en el ámbito legislativo se abra la discusión sobre iniciativas de ampliación de ingresos para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras”.

“El carácter progresivo de la reforma propuesta se ve limitado por el alcance parcial de la misma. Por lo cual junto a reiterar nuestro apoyo, creemos que se impone ineludiblemente la apertura de la discusión de una reforma integral del inequitativo sistema tributario argentino. Mientras tanto se deben tomar medias que disminuyan la regresividad del mismo, en ese camino se debe mantener el Impuesto a las Grandes Fortunas con carácter permanente hasta que se efectivice una reforma tributaria integral y progresiva”, concluye el análisis del IDEP.

Prensa ATE

Categorías:Gremiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s