Universidad

El aislamiento agravó los problemas de visión en los niños, afirma una especialista

/Difusión Facultad de Ciencias Exactas UNLP/


La optómetra Laura Brusi analiza las causas del aumento de la miopía y destaca la importancia de la atención temprana

“La evolución de la miopía es un problema de salud pública a nivel mundial, un informe de la OMS estima que para el 2050 la mitad de la población será miope”, afirma la optómetra Laura Brusi. “Este tema se esta estudiando hace muchos años y  según una estimación en base a los datos que se tienen sobre la prevalencia de miopía en el mundo, para Asia estamos entre un 80 y un 90 por ciento; para los países desarrollados occidentales estamos en un 20 a un 40 por ciento y para los países subdesarrollados estamos entre el 5 y el 10 por ciento de prevalencia de la miopía de su población total hoy en día, estos datos coinciden con el mayor acceso a la tecnología y la mayor permanencia frente a pantallas tanto para trabajo, estudio o  esparcimiento de les habitantes de esas zonas del planeta”,  agrega Brusi

Factores de incidencia

Desde la perspectiva de la investigadora de la facultad de Ciencias Exactas, el desarrollo de la miopía es multifactorial,  influyen la relación con el medio ambiente, el trabajo en visión próxima, los niveles de iluminación, que pueden ser nocivos o protectores, y la postura en la que se trabaja. También está la causal genética relacionada con lo hereditario; porque si por lo menos uno de los padres posee miopía basta para ser un contribuyente directo.

El aislamiento aumentó esta problemática visual al disminuir el tiempo de permanencia de las niñeces al aire libre. “La luz del sol es la que activa la producción de dopamina básicamente en una parte de la retina y es la que va a controlar el crecimiento en el largo axial del ojo como factor básicamente protector,  por eso es muy importante poder recibir luz solar, que impacte en la retina y genere la producción de este neurotransmisor, que es protector contra el crecimiento axial del globo ocular, que es uno de los factores de riesgo que se miden para la progresión de la miopía”, señala la optómetra Laura Brusi.

La atención temprana

La investigadora de la Facultad de Ciencias Exactas remarca la importancia del cuidado de la visión desde edad temprana en articulación con los controles  pediátricos que se realizan desde que el niñe nace, ya que el sistema visual crece como toda parte de nuestro cuerpo y debe tener un seguimiento.  “En general los problemas de visión se detectan cuando entra al jardín o la primaria, cuando le hacen su primer control obligatorio,  y en términos de desarrollo visual ya es tarde, explica Brusi.

La presencia de optómetras en el primer nivel de atención sanitaria, ya sea en salas sanitarias o en hospitales, permitiría regularizar los controles, realizar detecciones tempranas y llegado el caso derivar tratamientos al segundo nivel de atención, al servicio de oftalmología .

Mejor prevenir que curar

La falta de controles periódicos hace que haya mucho  desconocimiento en cuanto a los cuidados y los controles oculares, por eso es importante la prevención. Acercamos algunos consejos de fácil aplicación desde la salud visual, como los que detalla la optómetra Laura Brusi

En niñes

–   Les niñes hasta los dos años no deben tener un celular frente a los ojos y  no deben estar frente a las pantallas.

–   Entre de los 2 a los 4 años pueden estar por períodos cortos

–   Durante el período escolar (de 5 a 12 años) hay que cuidar el tiempo de exposición, las distancias y las iluminaciones.

En personas adultas

–   Descanso visual: Utilizar la regla del 20, 20, 20,  cada 20 minutos, mirar a 20 pies, o sea 6 metros de distancia durante 20 segundos.

En ese descanso, mientras miramos de lejos, se recomienda hacer círculos con los ojos para un lado y luego para el otro,  o mover los ojos en los cuatro puntos como quien perimetra un cuadrado, eso nos ayuda a distender la musculatura extraocular y también la intraocular.

–   Distancia de lectura en visión próxima:  debe ser de 40 centímetros entre la pantalla y el ojo, para minimizar el impacto de la sobrecarga muscular de enfoque y de posicionamiento de los ojos.

–   Uso de pantallas de noche: Siempre tiene que haber una luz del cuarto prendida.

–   La iluminación frente a las pantallas: conviene evitar reflexiones sobre ellas porque el sistema visual se confunde y está todo el tiempo enfocando imágenes fantasmas.

–   Postura: la espalda debe estar derecha y apoyada cuando estamos frente a la computadora, para no generar problemas musculo-esqueléticos. En el trabajo en casa no tenemos las condiciones adecuadas para la lectura, como la altura de los escritorios o pupitres, las sillas adecuadas  y eso influye en lo postural.

Fuente: entrevista del programa ADNciencia

Categorías:Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s