Profesionales

La Federación Bioquímica sostiene su demanda de actualización arancelaria ante las obras sociales

/Difusión Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires/ FABA Informa/


Firme posición de FABA ante las obras sociales

Se demandan actualizaciones arancelarias que al menos estén en consonancia con la inflación real y con la paritaria del gremio de Sanidad

La Federación Bioquímica, tal como lo hace desde hace varios meses, sigue negociando incrementos arancelarios con las distintas obras sociales, manteniendo una firme posición a partir de la cual, se reclaman actualizaciones que por lo menos estén en línea con los guarismos que finalmente surjan de la dificultosa y aún indefinida paritaria con el gremio que representa a los trabajadores de nuestros laboratorios, y también, con los niveles reales de la inflación.

A diferencia de las prepagas médicas y otros agentes financiadores del sistema, las obras sociales sindicales vienen recibiendo del gobierno nacional importantes sumas de dinero a raíz de la pandemia, pero esos cuantiosos fondos, en muchos, casos, carecen de un correlato con los valores que las mutuales abonan a sus prestadores.

La inflación, de acuerdo a los propios guarismos que mide el Indec, está superando largamente las previsiones gubernamentales y esta circunstancia, como en el grueso de la población y de las diversas actividades, impacta de lleno en los gastos de nuestros laboratorios. Por otra parte, las negociaciones paritarias con el gremio de la Sanidad se encuentran trabadas todavía, debido a que la representación sindical demanda una mejora salarial del 45%, sin que los diversos sectores de los efectores profesionales cuenten mínimamente con los ingresos para hacer frente a ese nivel de sueldos.

A mediados de junio, la Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina (CUBRA), hizo público un comunicado en el que expresó, “haciéndose eco de lo manifestado por la Federación Argentina de Prestadores de Salud al Ministro de Trabajo de la Nación, Dr. Claudio Moroni, y a las autoridades de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA), informa a la sociedad toda, que si se continúa con el atraso en la debida actualización de los aranceles por parte de los financiadores (obras sociales, empresas de medicina prepaga, PAMI), este sector no podrá afrontar los aumentos de salarios que se desprendan de la paritaria correspondiente al 2021”.

En virtud de la situación imperante, la Federación Bioquímica se sentará a revisar la pauta arancelaria acordada para el corriente año con las obras sociales con las que ya se habían pactado valores, mientras que reclamará enérgicamente soluciones con aquellas mutuales con las que todavía no se han consensuado guarismos de mejoras en nuestras retribuciones profesionales.

Ingresos de fondos

Las obras sociales sindicales, como se dijo, vienen recibiendo considerables ingresos de parte del gobierno nacional.

Desde enero las obras sociales ya han recibido de la Superintendencia de Servicios de Salud 9.864 millones de pesos a través del programa SUR (Sistema Único de Reintegros).

Esos pagos del gobierno fueron de mil millones en enero, 1.200 en febrero, 1.500 en marzo y una suma idéntica en abril, 2.364 en mayo y otros 2.300 millones en junio.

Se trata de reintegros por los tratamientos prolongados y más costosos que deben asumir las obras sociales y que, de acuerdo a las resoluciones de la Superintendencia, “explícitamente deberán ser utilizados para el pago de los prestadores y proveedores del sistema de salud, con el fin de mantener la cadena de pagos y poder afrontar de modo eficaz y oportuno la situación generada por la pandemia de Covid 19”.

A esas sumas, se deben añadir otros 11.400 millones de pesos que el presidente Alberto Fernández se comprometió a abonar durante el segundo semestre del año durante un encuentro mantenido en mayo con la cúpula de la Confederación General del Trabajo.

Se pediría una revisión del acuerdo con IOMA

A fines de junio el gobierno bonaerense formuló una convocatoria a los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires y también a los sindicatos que representan a los distintos sectores de trabajadores de la administración pública, con el objeto de revisar los acuerdos salariales pactados en marzo para el corriente año.

Esa decisión del gobierno provincial se adoptó en virtud de que la inflación prevista oficialmente para 2021 está siendo superada notoriamente por los guarismos que mes a mes difunde el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo.

Las nuevas negociaciones que se desarrollarán durante la primera quincena de julio, serán seguidas muy atentamente desde la Federación Bioquímica, porque de ellas dependerá el engrosamiento de los fondos que recibirá el IOMA y que deben ser transferidos en la misma proporción a los prestadores, toda vez que los profesionales de la salud, como el resto de la población, nos vemos afectados por la importante escalada inflacionaria. Por eso, no bien los diversos gremios acuerden mejoras salariales adicionales con el poder Ejecutivo provincial, las autoridades de FABA se comunicarán con las del Instituto de Obra Médico Asistencial a fines de impulsar la revisión del aumento capitario del 30% dispuesto para este año.

Categorías:Profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s