Universidad

La UNLP junto al CONICET y la empresa Y-TEC pondrán en marcha la primera fábrica de celdas de ion litio del país

/Difusión Facultad de Ciencias Exactas UNLP/


Apuesta de energías limpias para la región: la UNLP junto al CONICET y la empresa Y-TEC pondrán en marcha la primera fábrica de celdas de ion litio del país

El primer paso para la instalación de esta unidad fabril, clave en el desarrollo energético para el almacenamiento de “energías limpias” nuestro país, fue el apoyo del Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación de la Nación para la articulación de los centros académicos y de investigación locales con acreditada experiencia en el tema, como el INIFTA (UNLP, CONICET) con el desarrollo de tecnología en prototipos de celdas de ion litio llevado a cabo en Y-TEC (YPF, CONICET). Con este emprendimiento se avanza en la escala de producción de bienes tecnológicos como las celdas de ion Li. Nuestro país incorpora así, por primera vez, el eslabón faltante en la cadena de valor del Li, pudiendo cubrir ahora todos los pasos, desde la extracción de las sales de Li hasta la confección final de las baterías de ion Li destinadas a un fin específico, confeccionadas con las celdas que se produzcan con tecnología y capacidades propias. Es decir, nuestro país cubre todos los pasos de producción de un bien tecnológico con materias primas propias, agregando valor a las mismas, entre otros aspectos relevantes, explica el Dr. Félix Requejo Director Científico de la Unidad de Producción de Celdas y Baterías de ion litio “UniLIB”

Esta tecnología, explica el investigador, es la que estamos desarrollando para dar un salto de una escala de laboratorio a una industrial cerrando el circuito no tan solo de la cadena de valor del litio, sino también, la articulación entre el sistema científico, el sistema tecnológico y el sistema productivo; para un tema que es estratégico a nivel nacional, como lo es este recurso natural tan abundante en nuestro país.

Oro blanco

Es sabido que nuestro país junto a Bolivia y a Chile posee una de las mayores reservas de litio del planeta y que este mineral tiene características muy importantes a la hora de pensar en términos de almacenamiento energético alternativo y no contaminante frente a los combustibles fósiles y opciones menos eficientes y contaminantes para almacenamiento.

En la actualidad, nuestro país, compra celdas de litio cuyo componente básico no sabemos si es del norte de nuestro país, de Bolivia, de Chile o reciclado en Australia. Pero, en todo caso, señala el investigador del INIFTA, “el litio ubicado en nuestro territorio no lo estamos procesando y lo estamos comprando manufacturado. Este proceso no es nuevo en nuestro país si recordamos lo que ocurría con las curtiembres de donde se exportaba el cuero y luego se importaban los zapatos. Esto es lo que estaba ocurriendo con nuestro recurso del litio, y con la creación de esta planta de fabricación de celdas de litio estamos rompiendo esa tradición y estamos avanzando en cerrar la cadena de valor de este mineral estratégico”.

UniLIB

En paralelo al montaje de la planta, en el predio del Polo Científico- Tecnológico que la UNLP construye en la zona del Bosque Este de la ciudad, habrá una etapa inicial de formación de recursos que posibilitará el funcionamiento de esta planta con una producción diaria, a partir de marzo de 2022, estimada en 300 celdas. Para ejemplificar explica su Director Científico, con 200 celdas se puede construir una batería que permite almacenar energía diariamente para una casa familiar. En este sentido la producción de esta planta no está orientada a satisfacer la demanda energética global en todo el país, sino comenzar con el desarrollo tecnológico, capacitar recursos y replicar dentro del país estas posibilidades fabriles con tecnología soberana para poder disponer facilidades allí, en aquellas regiones, donde exista una demanda.

El objetivo de esta y otras futuras unidades de producción apunta a fines específicos que por distintos motivos no pueden ser cubiertos por la red eléctrica, como baterías de almacenamiento para escuelas rurales aisladas, o pobladores que viven en zonas remotas y necesitan alguna forma de energía. También, sostiene Félix Requejo, hay un acuerdo marco con el Ministerio de Defensa de la Nación para proveer baterías a equipos que pueden demandar este uso como instalaciones militares en regiones remotas como la Antártida o simplemente provisión de baterías para equipamientos de uso militar. Este aspecto, en el uso de la energía acumulada, le da un carácter de desarrollo estratégico en la soberanía tecnológica y territorial de nuestro país, afirma el investigador.

“Todas las naciones cultas se esmeran en que sus materias primas no salgan de sus Estados a manufacturarse y todo su empeño es conseguir no sólo darles nueva forma, sino aun extraer del extranjero productos para ejecutar los mismos y después venderlos”

Esta frase de Manuel Belgrano, escrita en sus memorias en 1802, estará en la entrada de la planta, señala Félix Requejo, “para dar marco al contexto ideológico de este proyecto y visibilizar claramente hacia toda la comunidad qué espíritu nos alienta para llevar adelante este compromiso con la soberanía nacional”

Categorías:Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s