Profesionales

Actualidad bioquímica: «Pruebas de laboratorio para la detección de cáncer»

/Difusión Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires – FABA Informa/


Científicos británicos han desarrollado una nueva prueba de orina para la detección de cáncer de vejiga que podría reducir la necesidad de cistoscopias invasivas

Cada año, se realizan más de 300.000 cistoscopias sólo en el Reino Unido; sin embargo, se encuentra que, alrededor del 80 % de los pacientes con hematuria que se han sometido a una cistoscopia, no tienen cáncer ni anomalías.

Pero ahora, una nueva prueba de orina que se puede realizar en la clínica de hematuria podría reducir la cantidad de pacientes que requieren una cistoscopia en al menos en un 45 %.

Investigadores bioquímicos de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) han desarrollado una nueva prueba de orina para el cáncer de vejiga que podría reducir la necesidad de procedimientos de diagnóstico invasivos y lentos.

La prueba utiliza tecnología de biopsia líquida altamente sensible para detectar la presencia de cáncer de vejiga al encontrar ADN de las células tumorales presentes en la orina.

El panel de biomarcadores, que consta de 443 mutaciones genéticas que son comunes en el cáncer de vejiga, ha sido validado en un estudio de secuenciación profunda.

En este estudio los investigadores utilizaron la prueba para analizar la orina de 165 personas con cáncer de vejiga que habían experimentado hematuria (sangre en la orina) y detectaron con éxito la enfermedad en 144 de ellas (87 %).

Los investigadores también analizaron el uso de la prueba en 293 pacientes que ya habían sido tratados por cáncer de vejiga y estaban siendo monitoreados para detectar la reaparición del cáncer.

En este entorno, la prueba arrojó una mayor proporción de resultados falsos positivos en comparación con su uso en la clínica de hematuria (37,5 % frente a 15,2 %), con 99 pruebas de orina positivas sin que se observara un tumor por cistoscopia el mismo día.

Sin embargo, durante su control de seguimiento, los pacientes que obtuvieron esos resultados positivos tuvieron tasas casi 3 veces más altas (11 % frente a 4 %) de regreso del cáncer dentro de los 24 meses, lo que indica que la prueba podría ayudar a detectar la enfermedad recurrente antes de que sea visible por cistoscopia (la inspección con cámara de la vejiga).

Se necesita más investigación para que la prueba se utilice para la vigilancia. Y los investigadores están trabajando para convertir su enfoque en una prueba clínica para pacientes y comenzarán un estudio clínico en el que participarán más de 3.000 pacientes para evaluar cuán poderosa es la prueba para reducir la cantidad de cistoscopias.

“Aunque la cistoscopia es buena para detectar el cáncer de vejiga, es invasiva y requiere mucho tiempo para los pacientes, por lo que necesitamos una mejor manera de diagnosticar a los pacientes”, dijo el investigador principal, el Dr. Richard Bryan, del Instituto del Cáncer y Ciencias Genómicas de la Universidad de Birmingham. “En el futuro, nuestra prueba podría ser una forma más fácil de diagnosticar más rápido a las personas con cáncer de vejiga, y podría significar que se pueden evitar decenas de miles de cistoscopias en pacientes sanos cada año”.

“Estos hallazgos muestran que esta prueba de orina podría ayudar a diagnosticar el cáncer de vejiga más fácilmente”, agregó Iain Foulkes, Director Ejecutivo de Investigación e Innovación de Cancer Research UK. “La detección temprana del cáncer es clave para mejorar los resultados de los pacientes y una investigación como esta podría ayudar a identificar a los pacientes que necesitan tratamiento lo antes posible, al tiempo que alivia la presión de los procedimientos de diagnóstico en el NHS. Esperamos ver cómo funciona la prueba en el próximo ensayo clínico”.

Test sanguíneo para cáncer de ovario

El de ovario es el sexto cáncer más común en mujeres europeas con alrededor de 7.500 nuevos casos cada año en un país como Gran Bretaña. Casi uno de cada cinco nuevos diagnósticos (18 %) se dan en mujeres menores de 50 años.

Actualmente, las mujeres con sospecha de cáncer de ovario se someten a un análisis de sangre para determinar el nivel de una proteína llamada CA125.Una alta cantidad de esta proteína puede ser un signo de cáncer, pero también puede ser causada por otras condiciones, como la menstruación, el embarazo, los fibromas uterinos y la endometriosis.

Nueve de cada 10 mujeres con niveles elevados de CA125 en la sangre, que luego se someten a más pruebas, no tienen cáncer de ovario.

Mientras tanto, se pueden pasar por alto algunos cánceres de ovario si los niveles de CA125 son demasiado bajos. Esto puede resultar en que el diagnóstico se dé cuando el cáncer está más avanzado.

Según una nueva investigación, un simple análisis de sangre podría ayudar a diagnosticar el cáncer de ovario de forma más rápida y precisa, especialmente en mujeres menores de 50 años.

Nuevo biomarcador

En el nuevo estudio, los investigadores, incluidos científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido), investigaron si un tipo de proteína que se encuentra en la sangre, la proteína 4 del epidídimo humano (HE4), podría ayudar a identificar el cáncer de ovario con mayor precisión y salvar a otras mujeres de pruebas y procedimientos innecesarios y a menudo invasivos, como exámenes físicos y biopsias.

Los investigadores estudiaron muestras de sangre recolectadas de 1.229 pacientes durante un período de 12 meses. Las muestras se analizaron para HE4 y el equipo investigó la precisión diagnóstica de HE4 solo y en combinación con CA125.

El estudio concluyó que los niveles de HE4, cuando se analizan junto con la prueba CA125 actual y dentro de un algoritmo, podrían mejorar la detección del cáncer de ovario, particularmente en mujeres menores de 50 años.

Estudios anteriores han destacado a HE4 como un biomarcador de cáncer prometedor, pero hasta ahora, las pruebas solo se han realizado en grupos de mujeres hospitalizadas, cuando ya se ha detectado una masa pélvica.

Actualmente está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EUA para monitorear la remisión. Ahora se recomienda un estudio a mayor escala para confirmar estos hallazgos.

“Si bien nuestros resultados requieren validación en una muestra mucho más grande, estos hallazgos son extremadamente prometedores. El cáncer de ovario es notoriamente difícil de diagnosticar en una etapa temprana, ya que los síntomas a menudo no son específicos e incluyen hinchazón, dolor y sensación de llenura rápidamente después de comer. También sabemos que el análisis de sangre actual que usamos para investigar el cáncer de ovario en mujeres sintomáticas en la atención primaria (CA125) es menos preciso en mujeres más jóvenes”, dijo el Dr. Funston, miembro académico clínico en práctica general de la Universidad de Manchester. “Esperamos que nuestra investigación pueda contribuir a un cambio en la rapidez con la que se identifica el cáncer de ovario. Esto es especialmente emocionante ya que ha habido poco progreso a lo largo de los años hacia el desarrollo de enfoques de prueba de cáncer de ovario más precisos para su uso en la atención primaria”.

“Esta es la primera vez que HE4 se evalúa en un entorno de atención primaria, por lo que será emocionante ver que se implementen estudios a mayor escala para evaluar aún más su eficacia como ayuda de diagnóstico. El diagnóstico temprano tendrá implicaciones importantes para el tratamiento, la atención y, en última instancia, la supervivencia de las mujeres”, añadió el profesor David Williams, del University College London.

Categorías:Profesionales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s