Profesionales

La FEPRA compartió una reflexión por el Día Internacional de los Derechos Humanos

/Fuente: FEPRA Federación de Psicólogos de la República Argentina/


La Comisión Nacional de DDHH invita a las/es/os colegas a la reflexión, al encuentro, al diálogo, a la promoción y defensa de los Derechos Humanos. En el contexto actual de nuestro país y Latinoamérica,  donde asistimos a situaciones de injusticia, donde la justicia parece ser para unas/es/os pocos/as y donde la democracia se pone en riesgo, amenazando con la paz en nuestros pueblos, resulta imprescindible reforzar nuestro compromiso para el ejercicio pleno de la ciudadanía y su importancia para la salud mental. Sin derechos humanos no hay salud mental. 

Este año, como en cada 10 de diciembre desde 1948, conmemoramos la promulgación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos , así como los 39 del retorno de la democracia en nuestro país, por eso bajo el lema “dignidad, libertad y justicia para todos y todas” destacamos que el «reconocimiento de la dignidad inherente y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana es la base de la libertad, la justicia y la paz en el mundo».

Sin embargo sabemos que la garantía y el cumplimiento de los derechos humanos no son solo la base de la libertad, la justicia y la paz en los pueblos, también son las bases de los procesos colectivos de construcción de salud y salud mental en las comunidades.

En nuestro país, la Ley 26657, ley nacional de salud mental, en su artículo 3 establece que: En el marco de la presente ley se reconoce a la salud mental como un proceso determinado por componentes históricos, socio-económicos, culturales, biológicos y psicológicos, cuya preservación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social vinculada a la concreción de los derechos humanos y sociales de toda persona. “Si nos enfermamos mentalmente en la comunidad es en la comunidad donde deben surgir los elementos terapéuticos”.  Emiliano Galende 

Reivindicamos la importancia de una salud mental comunitaria, y de sus principios,  planteados por las Naciones Unidas, a través de la Organización Mundial de la Salud, en el año 1953, en respuesta al descubrimiento de que los hospitales psiquiátricos se parecían demasiado a los campos de concentración del nazismo. Había que salir del encierro y de la construcción del loco como peligroso e incapacitado para vivir en sociedad, una construcción que la misma psiquiatría había fomentado. Se empezó a pensar que si es en la comunidad donde las personas nos enfermamos mentalmente es también en la relación con la comunidad donde se pueden encontrar los elementos reparatorios, terapéuticos. Ese fue el cambio, un cambio de política social y cultural. Se sale desde una visión represiva a una democrática y de derechos. La salud mental recupera al sujeto con sufrimiento mental como sujeto de pleno derecho.

Los derechos humanos son un eje transversal de la salud, espacio de anclaje en donde confluyen cada una de las especificidades de abordajes posibles como trabajadores y trabajadoras de la salud mental. Es un compromiso ético del campo Psi el reconocimiento de los derechos humanos en las cuestiones de género, diversidades, disidencias, en las problemáticas de las niñeces, adolescencias, juventudes. En las problemáticas de consumo, en la discapacidad, en el ámbito educativo, en los derechos de los adultos mayores, en las condiciones dignas de trabajo de toda la población, y por supuesto eso incluye a colegas tanto del sector público como privado.

En este sentido reconocemos los avances instalados fruto de la participación popular, como la realización de los Juicios por Lesa Humanidad, las nuevas leyes con perspectiva de género, el derecho a la identidad, el reconocimiento y difusión de las luchas de los pueblos originarios. 

Instamos a la defensa de la paz social, la democracia y los lazos solidarios con el otro, a implicarnos en los procesos de memoria, verdad y justicia, en el nunca más. Nunca más el silencio. Nunca más la soledad. Nunca más la injusticia. 

Sin derechos humanos no hay Salud Mental, con presas políticas no hay Salud Mental. Sin justicia no hay Salud Mental.

Comisión Nacional de Derechos Humanos

Categorías:Profesionales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s