Profesionales

El Colegio de Psicólogos emitió un comunicado sobre la profesión, el sistema de salud y la economía nacional

/Comunicado Consejo Superior Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires/


Posición COLPSIBA. Ante la situación actual:

FB_IMG_1535729457520

Como miembros del Consejo Superior del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, en representación de los veinticinco mil matriculados que conforman nuestra agremiación profesional, nos vemos en la obligación de denunciar las condiciones críticas en que se desarrollan las prácticas psicológicas y la creciente dificultad de la población para acceder al sistema de salud.

En relación a lo estrictamente profesional advertimos que la desfinanciación de la salud pública bonaerense, a través de la subejecución de las partidas presupuestarias votadas por la Legislatura Provincial, tienen como consecuencia evidente el estado calamitoso de la infraestructura hospitalaria y de las redes de atención primaria de salud. Asimismo el nutrido contingente de psicólogas y psicólogos que desarrollan su actividad en el ámbito público ven mermado su salario por una inflación del 30 por ciento en los últimos 12 meses, y sin embargo, el gobierno provincial se muestra desentendido frente a los reclamos de actualización de los acuerdos paritarios firmados hace más de un año. Por otro lado, como venimos denunciando, se avanza en la privatización encubierta de la salud pública, vía tercerización de servicios. El repudio del gobierno nacional al convenio entre COLPSIBA y Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) a través de la cual se eliminó de manera unilateral e inconsulta y se tercerizó en un grupo privado la facultad para realizar la certificación de aptitud psicológica a los solicitantes de autorización para tenencia de armas de fuego es un ejemplo de ello.

Por otro lado, en el contexto de una economía nacional en recesión, las crecientes dificultades económicas por las que atraviesan grandes segmentos de la población bonaerense, implican la vulneración del derecho a la salud, y a la salud mental en particular, y el consecuente incumplimiento estatal de garantizar tal derecho. El incremento en la desocupación, el congelamiento de facto de salarios, jubilaciones y Asignación Universal por Hijo, el constante aumento en las tarifas de servicios públicos, así como la parálisis de las pequeñas y medianas empresas resienten la actividad de los matriculados que ejercen la profesión en el ámbito privado.

Ante esta situación de deterioro en la vida cotidiana de millones de personas, sólo escuchamos la repetición hueca del antiguo recetario neoliberal que hace veinte años dejó al país a la deriva. En nuestro campo específico toman fuerza, con aval gubernamental, propuestas tales como las empresas tercerizadoras de servicios profesionales de la salud, las terapias alternativas y las autodenominadas neurociencias, junto a las soluciones farmacológicas masivas e indiscriminadas que desconocen la singularidad de los sujetos.

Por otro lado, se reitera la idealización de un individualismo fundamentado en el “esfuerzo personal” y la meritocracia que cuestiona el sentido de las instituciones comunitarias, sociales y gremiales.

De este modo el Colegio de Psicólogos, producto de una larga tradición de lucha de varias generaciones de colegas, pretende ser cuestionado por falsas alternativas sindicales que desconocen nuestro funcionamiento plural y democrático y más grave aún, reniegan de una actuación unificada con el conjunto del colectivo profesional a través de su legítima representación.

Frente a la gravedad de la realidad que nos atraviesa, reiteramos nuestra vocación por el diálogo a través de propuestas concretas, factibles y consensuadas, cuya condición de posibilidad es el reconocimiento de la legítima representación profesional, que como en nuestro caso, está fundada en la Ley de Ejercicio Profesional.

Así también priorizamos la implementación decidida de la Ley Nacional de Salud Mental, como programa de desarrollo de nuestra actividad específica y la consideración de los usuarios del sistema como sujetos de pleno derecho en conjunto con la participación democrática de las organizaciones sociales, gremiales, profesionales y comunitarias en el diseño y la ejecución de las políticas públicas.

Categorías:Profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s