Profesionales

Sociedad Odontológica de La Plata: “¿Cuál es la tarea del dirigente de una entidad primaria?”

/Difusión SOLP Sociedad Odontológica de La Plata/


¿Cuál es la tarea del dirigente de una entidad primaria?

Por Dr. Dardo Pereira Presidente de la Sociedad Odontológica de La Plata

dardo1.jpg

Hacer esta pregunta encierra todo un desafío, especialmente en un país que ha dado pruebas palmarias que sus sectores dirigenciales, no cumplen los roles para los cuales fueron elegidos. El sindicalismo, la política en general, el empresariado a raíz de hechos de reciente divulgación, la iglesia (si en cierta medida un sector de la iglesia cae en esta consideración), la justicia, etc., han dado muestras de su ineptitud para cumplir su función primordial.

Tal vez algo de esto sirva para explicar porque, un país potencialmente rico, es al parecer irremediablemente pobre, y lo peor es que parece que va a seguir siendo pobre por mucho tiempo.

¿Pero porque este destino? Hay  algo que en sociología se denomina reproducción estructural de la pobreza, esto es para ser simple con la explicación algo más o menos así: los pobres no terminan los ciclos escolares, no se capacitan como debieran,  la familia tradicional desaparece paulatinamente hacia nuevos formatos que no contienen a sus descendientes, el estado no está presente como debiera, los planes sociales solo sirven para evitar estallidos, pero no obligan a capacitarse   u otra exigencia con mayor rendimiento  laboral,  es innegable además que los pobres tienen más hijos y esos hijos tendrán más descendientes, y así la pobreza en lugar de frenarse se multiplicará.  Simple casi “facho” en la explicación, pero no por eso menos real.

Ponerle fin a esto no es fácil,  sólo hay una manera que es lograr trabajo genuino, estudio obligatorio, mayor graduación universitaria y mayor especialización laboral. Bien, hasta ahí estaríamos todos de acuerdo, pero ahora se requiere que alguien ponga la plata, la “guita”, ya sean inversores locales o extranjeros, pero para eso habrá que desterrar en algunos sectores ese falso progresismo, que el estado sea el gran dador de trabajo.

En las sociedades desarrolladas el estado tiene funciones muy claras, acá tiene muchas más,  pero no cumple satisfactoriamente ninguna.  No da seguridad, la educación no es buena, las carreteras un desastre, el espacio público brilla por su ausencia y de la justicia como en la canción ochentosa “mejor no hablar de ciertas cosas”.

Listo por acá, ahora vamos a lo nuestro, a nuestra responsabilidad, a la “isla”, pero sin perder de vista el continente y el contenido, en donde estamos sumergidos, inflación del 48 %, recesión desde hace 5 años, perdida de empleos, falta de inversiones, inseguridad creciente, etc.,etc.

Un dirigente de una asociación  primaria en este contexto de país debe en principio conocer lo que está pasando, salir de la “isla”, luego cumplir con el estatuto que lo rige, debe brindar los servicios esenciales al socio, facilitar su trabajo, estar junto a él en circunstancias difíciles, ya que si bien no es una norma legal forma parte de lo que en SOLP llamamos nuestra cultura organizacional, esto quiere decir que en SOLP “las cosas se hacen así”, de una sola manera y no de otra.

Pero sobrevuela a todo esto nuestra idea, la de esta dirigencia, la de la pregunta que encabeza la nota, la que constituye nuestro “lei motiv”, esto es tratar que el socio tenga trabajo, que le vaya bien como se dice habitualmente, de disminuir la inequidad entre el socio que más gana, el más próspero y el socio que menos ingresos tiene. Obvio que no podemos llevar pacientes a cada consultorio, no es nuestra función, si lo es dar las condiciones en los convenios para que los pacientes si puedan elegir entre nuestra red de prestadores con quien atenderse, tener buenos aranceles, contar con la menor cantidad de débitos, y cobrar rápido y bien.

Algún desprevenido dirá por ahí, “esta idea de disminuir la inequidad es una idea peronista” y se equivoca,  esto está en el texto constitucional, en su preámbulo y en el espíritu de la Carta Magna. Solo hay que leerla de vez en cuando. Pareciera  ser peronista porque tal vez el extinto General de la amplia sonrisa gardeliana, en la década del cuarenta fue el que mejor expresó este ideario  y la hizo realidad.

Nosotros somos equidistantes de “tirios y troyanos”. Acá la grieta no entro, en nuestra función no hay grieta, solo hay obligaciones con el socio. Trabajamos todos los días para que el socio tenga más fuentes de trabajo, para que sus contrariedades con las obras sociales disminuyan, para que sea escuchado cuando tiene un débito, o un atraso por falta de pago (nunca va a ser nuestro ese atraso, sino de las gerenciadoras, en SOLP lo que entra se paga al toque), que son por otro lado las que más se atrasan y encima pagan menos.

Pero más allá de eso que es la rutina y monótona lucha del socio y la nuestra, de todos los días, está nuestra visión y compromiso con el resto de la profesión, que es dialogar, impedir la atomización de la profesión, más allá que algún trasnochado pueda pensar que nos conviene a nosotros.

A SOLP lo único que le conviene es que el socio tenga trabajo, ampliar genuinamente la red de atención, generar más fuentes laborales para el consultorio (algo difícil en un país en recesión y con inflación), y además que cobre lo antes posible. El resto es harina de otro costal.

¿Por otro lado que le ofrecemos a nuestros asociados? que ellos elijan porqué obra social quieren trabajar, eso sí persuadimos a los delegados del interior que siempre debe haber cobertura en una localidad de todas las mutuales bajo convenio, para no discontinuar la red y perder así fuentes laborales.

Por otro lado estamos convencidos que no es recomendable la fragmentación, ni la división de la profesión, eso puede traer más inconvenientes que soluciones. Proclamamos que no tenemos “enemigos” en las instituciones, sean de ley o de asociación voluntaria, lo que podemos tener son visiones diferentes, planteos distintos, miradas más nuestras, alguna competencia por lo prestacional y experiencias institucionales que nos hacen ver las cosas de otra manera.

Los “enemigos”, si así se los pueden denominar, los tenemos en otro lado, son aquellos  que piensan que las clínicas y gerenciadoras son soluciones para la profesión y para la atención de los pacientes. Eso sí que es un problema. De continuar penetrando en el mercado laboral, ahora en las grandes mutuales, ahí si la búsqueda de la equidad será una quimera, ahí si nuestro anhelo de disminuir la brecha de ingresos se verá afectada, sobre todo porque se pierde el sueño, la oportunidad de convertir al socio en “patrón” de su mini empresa, de ser vos socio de SOLP el dueño de tu destino, y no ser instrumento de la rentabilidad de otro, que en cualquier momento te pega una patada en el trasero y te quedas sin nada.

Tal vez nuestra tarea no alcance a llegar a todos por igual, puede ser, porque las realidades de la provincia son muy disímiles, ya que no es lo mismo el ejercicio profesional en La Plata, que en La Matanza,  o en Pehuajó, o en el bendito conurbano, todas son realidades socio económicas distintas.

Pero si de algo debe estar seguro el socio, es que trabajamos todos los días para resolver este desequilibrio, y no vamos a retroceder ni un ápice en nuestras convicciones, que no son otras que el consultorio profesional sea la herramienta de trabajo, que sirva para cumplir los sueños de nuestros asociados, y que desde allí cada uno forje su propio destino.
Esa es para mí es la tarea de un dirigente.

Dr. Dardo Pereira, Presidente de la Sociedad Odontológica de La Plata.

Categorías:Profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s