Organizaciones

Por el día mundial de la salud: La OPS hizo un llamado por el acceso equitativo a la atención

La campaña de este año insta a que todas las personas reciban atención de salud integral y de calidad en el corazón de la comunidad. El 9 de abril, la OPS presentará en México un informe con recomendaciones para lograr la salud universalwhd19-poster-spa-800x1200.jpg

Washington, DC, 3 de abril de 2019 (OPS)- Millones de personas en el mundo siguen sin tener acceso alguno a la atención de salud y muchas se ven obligadas a elegir entre gastar en salud y otras necesidades cotidianas. En las Américas, se estima que cerca de un tercio de la población no tiene acceso a la atención. En el marco del Día Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) hace un llamado por el acceso equitativo a una atención de salud integral y de calidad.

“Que todas las personas, donde sea que vivan, tengan cobertura de salud y puedan acceder a la atención sin barreras y sin padecer graves dificultades financieras, es nuestro objetivo principal”, afirmó la Directora de la OPS y Directora Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Carissa F. Etienne.

El acceso y la cobertura de salud universal es el tema del Día Mundial de la Salud, que se celebra cada 7 de abril en conmemoración de la fundación de la OMS. El slogan de la campaña es “Salud universal: para todas las personas, en todas partes”, y este año se enfoca en la atención primaria de salud (APS), la equidad y la solidaridad.

Los países de la región han hecho importantes progresos en salud, que se reflejan en el crecimiento de 16 años en la expectativa de vida en los últimos 45 años y la reducción de la mortalidad infantil. Sin embargo, aún existen desafíos porque esas ganancias no han sido equitativas.

La OPS presentará el 9 y 10 de abril en México el informe de la Comisión de Alto Nivel “Salud Universal en el Siglo XXI: 40 años de Alma-Ata. El reporte aportará recomendaciones para ampliar el acceso y la cobertura de salud en la región para 2030, sin dejar a nadie atrás.

La presentación del informe será encabezada por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la Directora de la OPS, el Secretario General Adjunto de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Presidente de la Comisión, Néstor Méndez; y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Además, para marcar el Día Mundial de la Salud, la OPS/OMS invitó a los países a realizar cadenas de solidaridad humana para demostrar el compromiso con la salud universal y compartir las fotos a través de las redes sociales con el hashtag #SaludParaTodos.

Una atención más cerca de las personas

La atención primaria de salud (APS) es el cimiento para lograr la salud universal. La APS es un abordaje que implica servicios de salud integrales y de calidad, enfocados en la promoción, prevención, tratamiento, curación y rehabilitación. Se trata de una atención en el seno mismo de la comunidad y no se limita al primer nivel de atención ni a un paquete limitado de servicios de salud.

“Necesitamos una atención primaria transformadora dentro de un sistema de salud integrado, eficiente, bien organizado, con equipos de salud interdisciplinarios, que trabaje en red entre los niveles básicos y los especializados, y donde la persona se halla en el centro de una atención cálida, respetuosa y de calidad”, consideró Etienne.

La OPS también aboga por que todas las personas tengan acceso a educación, alimentación, vivienda, protección financiera, agua potable, ambientes seguros y otros factores que son determinantes de una buena salud, y que en la mayoría de los casos están por fuera de lo que puede hacer el sector de la salud.

Solidaridad y equidad

La campaña del Día Mundial de este año se centra también en la solidaridad y en la equidad, valores centrales de la salud universal. Estos enfatizan en la necesidad de que toda la sociedad aporte para promover la salud de todas las personas, y en particular para proteger a los más desfavorecidos y en que los tomadores de decisión centren las políticas y programas en la prestación de servicios de calidad para asegurar el acceso a estas poblaciones, sin que nadie quede por fuera del sistema de salud.

“Que las personas en situación de pobreza deban pagar de su propio bolsillo gastos de atención en salud, constituye una importante barrera de acceso y disuade a muchos de buscar atención, poniendo en riesgo su vida”, consideró el Director del Departamento de Sistemas y Servicios de Salud de la OPS, James Fitzgerald.

En la mayoría de los países de la región, los niveles de gasto directo del bolsillo en salud de las personas están por encima del 25% del gasto total de los hogares, una cifra que los pone en riesgo de afrontar gastos catastróficos, algo que la OPS recomienda eliminar. Además, agregó Fitzgerald, el pago de gastos en salud empobrecedores amenaza el logro de las metas de salud universal y de eliminación de la pobreza para 2030 de las Naciones Unidas.

Lograr la salud universal requiere transformar los sistemas de salud, contar con profesionales de salud suficientes, capacitados y bien distribuidos, así como con medicamentos y tecnologías asequibles. Actualmente, los sistemas de salud de la región requieren 800.000 trabajadores de salud adicionales para cubrir las necesidades de la población, y el costo alto de los medicamentos, sumado al número creciente de personas con enfermedades crónicas que necesitarán medicamentos toda su vida, supone un riesgo para la sostenibilidad de los sistemas.

Aumentar la inversión pública en salud

Una mayor y más eficiente inversión en salud también es necesaria para lograr la salud universal y es fundamental para el desarrollo de los países. En 2014, los ministros de salud de las Américas adoptaron en la OPS la Estrategia para el Acceso Universal a la Salud y la Cobertura Universal en Salud. Desde entonces, la OPS/OMS brinda cooperación técnica para ayudar a los países a mejorar la eficiencia y la eficacia de sus sistemas de salud y a aumentar la inversión pública en salud a por lo menos 6% del Producto Interno Bruto (PIB), el nivel mínimo acordado en la estrategia. Actualmente, la inversión promedio para la salud en los países de las Américas es de 4,2% del PIB.

En los países donde la inversión en salud es del 6% o más del PBI, la cobertura es mejor y se acercan a que la salud sea universal. Un informe de la OPS muestra que los ingresos públicos para invertir en salud pueden aumentarse a través de mayores impuestos generales y sobre productos dañinos como el tabaco y el alcohol, así como con reformas para mejorar la recaudación y la administración de impuestos, y el control de la corrupción, algo que requiere voluntad política y consenso social.

 

El Día Mundial de la Salud 2019 tiene lugar a medio camino entre la Conferencia Mundial Sobre Atención Primaria de Salud, celebrada en Astaná (Kazajistán) en octubre de 2018, y la Reunión de alto nivel sobre la cobertura universal de salud, que se celebrará en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2019.

dms19-ss4-1200x600.jpg

Día Mundial de la Salud 2019 | 7 de abril | SALUD UNIVERSAL: PARA TOD@S, EN TODAS PARTES

Salud universal significa que todas las personas tengan acceso, sin discriminación alguna, a servicios de salud integrales de calidad, cuándo y dónde los necesitan, sin enfrentarlas a dificultades financieras. Requiere la definición e implementación de políticas y acciones con un enfoque multisectorial para abordar los determinantes sociales de la salud y fomentar el compromiso de toda la sociedad para promover la salud y bienestar

El Día Mundial de la Salud (DMS), que se celebra el 7 de abril, este año marca el final de las celebraciones del 70 aniversario de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En la Región de las Américas, estas celebraciones se han enfocado en torno a la salud universal, bajo el lema “Salud universal: para todos y todas, en todas partes”.

Como expresión de la salud para todos en el siglo XXI, la salud universal implica acciones de todos los sectores de la sociedad para enfrentar la pobreza, la injusticia social, el déficit de educación y la vivienda insalubre, entre otros factores, que influyen sobre el estado de salud de las personas.

 

El DMS se celebra después de la “Conferencia Mundial de Atención Primaria de Salud” del 2018 en Astaná y antes de la “Reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la cobertura universal de salud¨ (UNGA) que se llevará a cabo en Nueva York en septiembre de 2019. Ambos eventos, representan una gran oportunidad para reiterar nuestro compromiso con la salud para todas las personas, enfocándonos en el papel fundamental de la atención primaria de salud en el camino hacia la salud universal.

En la Región de las Américas, la campaña se centrará en la equidad y la solidaridad, abordando las barreras de acceso a la salud y a los servicios de salud, teniendo como meta, mejorar la comprensión de la salud universal e impulsar acciones que contribuyan a que ésta sea una realidad para todas las personas, en todas partes.

#SaludUniversal   |   #SaludParaTodos

 

Todo el mundo tiene un papel para desempeñar, estimulando las conversaciones y contribuyendo a un diálogo sobre las políticas que pueden ayudar a su país a alcanzar y mantener la salud universal.

Los tomadores de decisión pueden:

 

Participar en conversaciones estructuradas con distintos actores de la comunidad que se ven afectados y que son esenciales para garantizar la salud universal.

Recoger las demandas, opiniones y expectativas de la población sobre asuntos relacionados con la salud universal a fin de mejorar las respuestas de política. Puede consultarse a la población, por ejemplo, mediante diálogos cara a cara, encuestas o un referéndum.

Colaborar con las organizaciones comunitarias y los defensores de la salud universal a fin de estudiar soluciones viables respecto a la misma.

Los profesionales de la salud pueden:

 

Discutir políticas intersectoriales para asegurar la disponibilidad, accesibilidad, pertinencia y competencia de los recursos humanos para la salud universal.

Discutir las necesidades de los equipos de trabajo interprofesionales, preparados y motivados, que son esenciales para responder a las necesidades de salud de las personas, donde sea que vivan.

Alzar su voz para que los trabajadores de la salud puedan gozar de un empleo estable y digno, ya que esto fortalece los sistemas de salud y el desarrollo económico y social de un país.

Crear movimientos que favorezcan los acuerdos de alto nivel entre los sectores de la educación y la salud, que facilitan alcanzar estándares de calidad en la formación del personal de salud según las necesidades de las comunidades.

Abogar para que se incorpore la perspectiva de género en los nuevos modelos de organización y contratación en los servicios de salud.

Las personas y comunidades pueden:

 

Alzar su voz para hacer cumplir el derecho a la salud.

Crear movimientos nacionales en pos de la salud universal.

Comunicar sus necesidades, opiniones y expectativas a los responsables locales de la formulación de políticas, los políticos, los ministros y otros representantes del pueblo.

Hacer oír su voz, a través de las redes sociales, para asegurarse de que se tengan en cuenta las necesidades de salud de su comunidad y se les otorgue prioridad en el ámbito local, entre otras cosas.

Invitar a las organizaciones de la sociedad civil a que hagan llegar las necesidades de su comunidad a los responsables de la formulación de políticas.

Compartir sus vivencias, como comunidades y personas afectadas, con los medios de comunicación.

Organizar actividades como foros de debate, debates de política, conciertos, marchas y entrevistas, para dar a las personas la oportunidad de interactuar con sus representantes sobre el tema de la salud universal a través de los medios de comunicación y de las redes sociales.

Abogar para que el Estado implemente estrategias para motivar a los equipos de salud – a través de incentivos económicos, de desarrollo profesional y de calidad de vida—que promuevan su retención y permanencia en zonas remotas y desatendidas.

Los medios de comunicación pueden:

Comentar iniciativas e intervenciones que ayudan a mejorar el acceso de las personas y las comunidades a servicios de calidad y a la protección financiera.

Mostrar qué ocurre cuando las personas no pueden acceder a los servicios que necesitan.

Insistir en la responsabilidad de los formuladores de políticas y de los políticos, por ejemplo, a través de documentales sobre los compromisos que han contraído en materia de salud universal sobre los aspectos positivos, las deficiencias y los nuevos problemas que deben abordar (por ejemplo, el aumento de las enfermedades no transmisibles o el envejecimiento de la población).

Crear espacios de diálogo entre los beneficiarios, las comunidades, sus representantes y los responsables de la formulación de políticas. Por ejemplo, programas de debate, entrevistas o debates radiofónicos.

Categorías:Organizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s