Profesionales

La FABA informó sobre el avance de la variante Ómicron en el mundo

/Difusión Federación Bioquímica de la provincia de Buenos Aires/


Análisis preliminares delinean una nueva versión del coronavirus extremadamente transmisible incluso entre los vacunados, pero controlable con dosis de refuerzo y otras medidas. Sin embargo, no está claro que sea más leve

La comunidad científica internacional ya ha esbozado un primer retrato de ómicron, la nueva versión del coronavirus detectada a fines de noviembre en el sur de África. La variante, con una cantidad insólita de mutaciones, se está expandiendo por el planeta a una velocidad nunca vista en sus antecesoras. Las autoridades europeas han alertado de que el crecimiento de ómicron es “exponencial”. Los casos se duplican cada dos días, según los datos británicos. Ómicron es capaz de multiplicarse 70 veces más rápido en los bronquios humanos que la variante todavía dominante, la delta, según un estudio preliminar de la Universidad de Hong Kong. Los autores, encabezados por el reputado virólogo Michael Chan, infectaron células humanas en el laboratorio y observaron que ómicron es muy exitoso en las vías respiratorias altas, lo que explicaría la explosión de contagios, pero es 10 veces menos eficiente que sus predecesores en el pulmón, lo que sugiere una menor letalidad.

El propio Chan ha subrayado que “la gravedad de la enfermedad en los seres humanos no está determinada solamente por la multiplicación del virus, sino también por la respuesta inmune de la persona infectada, que puede conducir a una tormenta de citoquinas [una reacción inmunitaria que puede ser mortal]”. Chan no es optimista. “Al infectar a muchas más personas, un virus muy infeccioso puede causar más casos graves y muertes, aunque el virus en sí sea menos patógeno”, ha advertido en un comunicado. Un informe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, considera “muy probable” que la llegada de ómicron aumente las hospitalizaciones y las muertes respecto a las esperadas con la variante delta.

Multitud de estudios preliminares apuntan a que ómicron es capaz de engañar a la primera línea de defensas humanas —los anticuerpos inducidos por la vacuna o por una infección previa— y provocar nuevas infecciones leves en los vacunados con solo dos dosis y en las personas que ya han pasado la covid. La eficacia de dos pinchazos de Pfizer para prevenir estos casos leves cae tras cuatro meses hasta el 35% frente a ómicron, según un análisis provisional de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido. Con dos inyecciones de AstraZeneca, la protección sería del 0%, siempre hablando de infecciones leves.

El mismo estudio señala que una tercera dosis con Pfizer eleva la protección al 75%, en el caso de los que ya estaban vacunados con dos pinchazos de esa marca, y al 71%, en el caso de los que recibieron AstraZeneca, según recalca uno de los coautores, el epidemiólogo hispanobritánico Jamie López Bernal. “Sugiero que todos se vacunen con la dosis de refuerzo cuando les llegue el turno. Con la experiencia que tenemos con otras variantes, es muy probable que la protección contra complicaciones graves de covid sea mayor que la protección contra la infección, así que los que no hayan recibido las primeras dos dosis deben vacunarse lo antes posible”, explica López Bernal.

Anticuerpos y linfocitos T

Si los virus de la variante ómicron consiguen eludir a los anticuerpos, se encuentran con una segunda línea de defensa, la de los linfocitos T, unos glóbulos blancos que, una vez iniciada la infección leve, pueden impedir que se convierta en una enfermedad grave. El vacunólogo estadounidense Phil Krause, presidente del grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en vacunas contra la covid, ha subrayado que esta barrera de linfocitos T, tanto la generada por las vacunas como la resultante de infecciones previas, “permanece en gran medida intacta”
frente a ómicron.

La mayor empresa sudafricana de seguros médicos, Discovery, publicó recientemente resultados esperanzadores. Sus análisis preliminares de más de 200.000 casos sugieren que dos dosis de la vacuna de Pfizer mantienen un 70% de efectividad —un 60% en los septuagenarios— a la hora de evitar las hospitalizaciones por la variante ómicron. Es una caída respecto al 93% que se registró con la variante delta, pero sigue siendo una protección alta. Sin embargo, la eficacia de dos pinchazos de Pfizer para evitar cualquier tipo de infección —que en su mayoría serían leves o asintomáticas— apenas llegaría al 33%, frente al 80% anterior, según el informe provisional de la aseguradora, realizado en colaboración con el Consejo de Investigaciones Médicas de Sudáfrica.

Ómicron parece extremadamente transmisible. Los cálculos iniciales de Discovery también sugieren que el riesgo de reinfectarse es un 40% mayor con ómicron en las personas que ya tuvieron la variante delta —típica de 2021— y un 73% mayor en los ciudadanos que se contagiaron en la primera ola de 2020.

La auténtica gravedad de la covid provocada por ómicron es todavía una incógnita, pero, sea cual sea, una avalancha de casos podría hacer que el sistema de salud se tambalee. Un aumento de trabajadores sanitarios infectados —y obligados a aislarse en casa— podría vaciar los hospitales. Además, el genetista británico Jeffrey Barrett, del Instituto Wellcome Sanger, ha alertado en sus redes sociales de que la capacidad para hacer pruebas diagnósticas de covid “se puede aumentar de manera lineal, pero la demanda crecerá exponencialmente’’. Su predicción es inquietante: “Esto sucederá en todas partes y casi al mismo tiempo, así que las cadenas de suministro mundiales tendrán dificultades”.

Duncan Robertson, analista de la pandemia de la Universidad de Oxford, ha resumido con sarcasmo la situación en el Reino Unido: “No llegaremos al millón de casos al día porque no tenemos capacidad para hacer un millón de PCR al día”. El bioestadístico Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, también ha dado la voz de alarma: “Sospecho que el conocimiento de la situación de ómicron en Europa está a punto de caer por un precipicio. La demanda de pruebas por el rápido crecimiento de los casos superará la capacidad”.

Incluso en el caso hipotético de que sea menos virulento, si se transmite más eficientemente terminará causando casos graves de enfermedad y muertes”

La viróloga Isabel Sola cree que hay “una pregunta apasionante” todavía sin respuesta: si ómicron realmente provoca una enfermedad menos grave. El informe de la aseguradora sudafricana indica que los adultos infectados con ómicron tendrían un riesgo de acabar en el hospital un 29% menor que en la primera ola de la pandemia, pero los propios autores reconocen que ese dato podría ser un espejismo provocado por el simple hecho de que, en Sudáfrica, un alto porcentaje de la población ya ha pasado la covid y tiene más defensas que en 2020.

El epidemiólogo irlandés Michael Ryan, director del programa de emergencias de la OMS, instó este martes a proteger “cuanto antes” a las personas más vulnerables. “Seremos las personas más felices del mundo si volvemos aquí en dos o tres semanas y decimos que esta enfermedad es mucho más leve y que todo está bien […], pero no es así como se ha comportado este virus hasta ahora”, alertó. “Esa no es nuestra experiencia en las tres oleadas sucesivas de esta pandemia, así que creo que hay que actuar ya en el mundo real, mientras recopilamos datos para comprender exactamente de qué es capaz este virus”.El epidemiólogo irlandés Michael Ryan, director del programa de emergencias de la OMS, instó este martes a proteger “cuanto antes” a las personas más vulnerables. “Seremos las personas más felices del mundo si volvemos aquí en dos o tres semanas y decimos que esta enfermedad es mucho más leve y que todo está bien […], pero no es así como se ha comportado este virus hasta ahora”, alertó. “Esa no es nuestra experiencia en las tres oleadas sucesivas de esta pandemia, así que creo que hay que actuar ya en el mundo real, mientras recopilamos datos para comprender exactamente de qué es capaz este virus”.

Isabel Sola, del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC), comparte la preocupación. “Aplicando el principio de precaución, con lo que sabemos de la pérdida parcial de inmunidad, habría que reforzar la revacunación, especialmente de los más vulnerables. Y, al mismo tiempo, reforzar las medidas que ayudan a contener la transmisión del virus: test de diagnóstico, mascarilla, distancia, ventilación, evitar multitudes”, expone. “Incluso en el caso hipotético de que sea menos virulento, si se transmite más eficientemente terminará causando casos graves de enfermedad y muertes”, advierte Sola.

La importancia de la vacunación

Según Oscar Cingolani, cardiólogo argentino e investigador de la Universidad Johns Hopkins, “los que están vacunados y no tienen comorbilidades, si se contagian con Ómicron en general cursan una enfermedad leve. Ahora, desde el punto de vista sanitario: la infección por Ómicron es entre 5-7 veces más transmisible que Delta y la replicación se da en vías aéreas superiores, nariz y garganta pero no en pulmón”. Y – agrega– “al principio de la pandemia con dos dosis -lo que llamábamos vacunación completa- era suficiente no sólo para prevenir enfermedad severa sino para prevenir transmisión. Con la variante Delta ya perdimos la posibilidad de frenar la transmisión porque vimos que aquellos vacunados con dos dosis de Pfizer o Moderna, que eran las utilizadas en Estados Unidos, y también con AstraZeneca, seguían contagiando el virus pero protegían contra la enfermedad severa. Y ahora estamos ante una nueva variante Ómicron y nuevos casos en los cuales vemos que dos dosis no son suficientes y tenemos que requerir una tercera dosis para frenar el contagio y la infección”.

Por su parte, el Dr. Guillermo. Bioquímico, inmunólogo, Investigador Principal del CONICET y Profesor Titular de la UNLP, señala que la situación en nuestro país es muy diferente a lo que ocurre en Europa y Estados Unidos. “La realidad sanitaria europea no es comparable con la de nuestro país, en primer lugar difiere la cobertura de vacunación (85% con dos dosis en nuestro país) y en segundo lugar el tipo de vacunación. Está demostrado que la combinación de vacunas da mayor efectividad; acá tenemos seis tipos de vacunas, en Europa y EE.UU solo tres”.

Ante el notorio aumento de casos en las últimas semanas a predominio de la cepa delta y para hacer frente a la incipiente amenaza de la variante ómicron en el país, que por ahora se ha detectado en la provincia de Córdoba y en CABA, Docena destaca que es importante “vacunar al 20% de la población que falta y liberar la aplicación de las terceras dosis en personas que estén en condiciones de aplicársela”.

Categorías:Profesionales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s