Profesionales

La Fundación Bioquímica Argentina adhirió a una iniciativa que busca reducir el 30% de la mortalidad por infartos en el país para 2030

/Difusión Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires – FABA Informa /


Hipercolesterolemia y riesgo cardiovascular

La FBA firmó el documento emitido en el Foro del Colesterol, una iniciativa nacional de la Sociedad Argentina de Cardiología y la Federación Cardiológica Argentina, avalada por la WHF para la prevención del infarto agudo de miocardio que se plantea la meta de reducir el 30% de la mortalidad por infartos en Argentina para el año 2030

Los Dres. Claudio Duymovich, presidente de la Fundación Bioquímica Argentina y Gabriela Berg, del Laboratorio de lípidos de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA firmaron ese documento que resulta en un acuerdo entre los actores del sistema de salud involucrados para incentivar una política pública que lleve a la reducción de las muertes por colesterol en Argentina, y a mejorar la calidad de vida de los pacientes en riesgo y la sostenibilidad del sistema de salud.

Los representantes bioquímicos propusieron para tal fin trabajar para lograr un consenso que modifique los informes bioquímicos de laboratorios para que se adecuen a las guías de práctica clínica, de modo que provean claridad de datos y agreguen información para empoderar al paciente y al médico tratante.

El documento que surgió del foro realizado en noviembre de 2021, señala que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad en la República Argentina, siendo responsable en el año 2017 del 28,5% de los decesos. Representa la principal causa de muerte prematura en ambos sexos (35% en hombres y 28% en mujeres), convirtiéndola en la primera causa de muerte prevenible en el país.

Dentro de los factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular, el colesterol elevado es uno de los más importantes. Numerosos estudios han puesto en evidencia la relación entre el descenso de los niveles de colesterol (principalmente el ligado a LDL) y su impacto en la reducción del riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular aterosclerótica; este uno de los principales objetivos terapéuticos recomendados por las guías de práctica clínica.

En la República Argentina, a partir de los datos de la 4ta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, se estima una prevalencia de elevación del colesterol asociado a C-LDL del 39,5%, en la misma el 45 % de las personas entrevistadas refirieron presentar colesterol elevado sin tratamiento para este factor mayor. . En el mismo sentido, en el registro ARGEN-IAM, que incluyó 1759 pacientes con síndrome coronario agudo con elevación del segmento ST (SCACEST), el 38% presentaba dislipemia al momento del evento coronario.

El foco puesto en el LDL colesterol

Un estudio recientemente publicado por el Consejo Argentino de Residentes de Cardiología (CONAREC) evaluó el uso de agentes hipolipemiantes y el alcance de objetivos terapéuticos en pacientes de alto riesgo cardiovascular. En el mismo solo 3 de cada 10 pacientes alcanzó la meta de C-LDL < 70 mg/dL) mientras que cuando se analizó una meta de C-LDL <55 mg/dL, estos niveles solo fueron alcanzados por 16% de la población incluida.

A la luz de este panorama, la Federación Mundial del Corazón (World Heart Federation), la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y la Federación Argentina de Cardiología (FAC), lideraron la convocatoria de un grupo de profesionales, constituido por expertos en diferentes especialidades y cubriendo las numerosas áreas del Sistema de Salud Argentino, ligadas a la prevención de las enfermedades cardiovasculares. El objetivo de este grupo fue trabajar mancomunadamente con el fin de disminuir en un 30% la mortalidad causada por infartos en Argentina para el año 2030.

Bajo el título de Foro de Colesterol, se realizó una Hoja de Ruta (Roadmap) enfocada principalmente en identificar barreras que puedan influir en el tratamiento de la hipercolesterolemia con el fin de proponer acciones conjuntas para superar las mismas.

Debido al rol que cumple la hipercolesterolemia en el proceso de aterogénesis desde su inicio (considerada el factor etiopatogénico más importante) hasta el desarrollo de eventos isquémicos, dentro de los que se destaca el infarto agudo de miocardio, se hizo foco en dicho factor de riesgo.

Los tratamientos intensivos, con drogas eficaces como las estatinas y otros agentes hipolipemiantes son capaces de estabilizar e incluso revertir el proceso de aterosclerosis (regresión), por lo que este tipo de tratamiento farmacológico tuvo especial atención, ya que se presentó como una acción factible de realizar tanto en el sector público como privado.

Con el fin de facilitar la discusión entre los distintos participantes, se llevó a cabo en las semanas previas al foro una encuesta difundida en formato virtual ente los integrantes de las instituciones.

El mencionado relevamiento incluyó la opinión de 900 médicos de distintas especialidades de todo el país, que fueron consultados sobre las principales barreras, dificultades y limitaciones en el control del colesterol LDL para la prevención cardiovascular de causa ateroesclerótica.

Luego de la introducción sobre el tema, su relevancia y los objetivos que convocaron al foro, los profesionales trabajaron en grupos, sobre preguntas basadas en distintos ejes y actores del sistema, donde luego de un diagnóstico de la situación actual en el país se abordaron las acciones posibles de desarrollar.

Diez puntos de consenso

Sobre la base de los resultados de la encuesta, la discusión desarrollada en el foro y la reflexión de las y los expertos se llegó a las siguientes conclusiones:

1. Fomentar la implementación de las Guías de Práctica Clínica para el manejo de la hipercolesterolemia en todos los estratos asistenciales del sistema de salud. Para ello se propone como acción generar herramientas pedagógicas sencillas para facilitar su aplicación.

2. Incrementar la promoción de un estilo de vida adecuado, para disminuir el sedentarismo. Acciones como una alimentación sustentada en comida saludable y manteniendo un peso adecuado, reducción del nivel de estrés y mantener un sueño adecuado como base del tratamiento de todos los pacientes con hipercolesterolemia.

3. Fomentar y apoyar políticas públicas regulatorias impulsadas desde el estado dedicado a la promoción de la salud cardiovascular.

4. Promover una comunicación efectiva entre los profesionales de la salud y de las y los pacientes respecto a la importancia del concepto de riesgo cardiovascular. Proporcionar información concreta y práctica sobre el beneficio y seguridad del tratamiento farmacológico de la hipercolesterolemia con el fin de facilitar la toma de decisiones compartida.

5. Modificar los informes bioquímicos de laboratorios eliminando datos que confunden y agregando información para empoderar al paciente y al médico tratante.

6. Impulsar programas de pesquisa de hipercolesterolemias severas, como la Hipercolesterolemia Familiar tanto en adultos como en niños.

7. Reforzar la importancia del tratamiento intensivo en los pacientes de alto riesgo cardiovascular con el objetivo de reducir eventos duros, así como también destacar la seguridad de las terapias hipolipemiantes actualmente disponibles.

8. Priorizar la accesibilidad a los tratamientos hipolipemiantes probadamente eficaces y buscar la génesis de programas de medicamentos que incluyan combinaciones y la gestión del paciente.

9. Desarrollo de un curso virtual orientado a médicos de atención primaria y a integrantes de los equipos de salud (agentes sanitarios, enfermeras/os, educadoras/es sanitarias/os, trabajador/a social).

10. Realizar un trabajo intersectorial, donde los sectores del sistema de salud, las sociedades científicas y los financiadores trabajen en y para el logro de la meta “reducir el 30% de la mortalidad por infartos en argentina para el año 2030”.

Para esto se desarrollarán de manera interinstitucional tres acciones prioritarias:

 Establecer una mesa de trabajo multisectorial con la finalidad de implementar las propuestas surgidas de este foro.

 Establecer el colesterol LDL como el factor etiológico de la enfermedad cardiovascular ateroesclerótica.

 Implementar las guías clínicas de colesterol para el manejo de pacientes de alto riesgo en el país, con foco en lograr metas de colesterol LDL.

Este acuerdo es un compromiso de los actores del sistema de salud involucrados para incentivar una política pública que lleve a la reducción de las muertes por colesterol en Argentina, para mejorar la calidad de vida de los pacientes en riesgo y la sostenibilidad del sistema de salud.

Fuente. FAC

Categorías:Profesionales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s