Profesionales

Destacados del Congreso CALILAB 2022: «Laboratorio clínico sostenible»

/Fuente: Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires / FABA Informa /


Dra. Nilda E. Fink
Directora del Programa PROES-Fundación Bioquímica Argentina

Como parte de la actividad post-Congreso, nos propusimos hacer comentarios de algunas reuniones relevantes del XI CALILAB. En esta oportunidad vamos a comentar sobre dos de ellas relacionadas con laboratorio y medioambiente. Una está referida a laboratorios sustentables y sostenibles y la otra, al tema de residuos biopatogénicos y transporte de muestras.

Antes haremos una introducción con algunas definiciones y consideraciones. Empezaremos por mencionar qué es la química verde, ya definida desde los años 90, porque es partir de allí donde se van gestando conceptos que luego se aplican a otras áreas. También conocida como química sostenible, son términos surgidos en la industria, como muchos otros, que luego se trasladan al laboratorio clínico. La química verde consiste en diseñar productos y procesos químicos para reducir o eliminar el uso o la generación de sustancias peligrosas. La química verde se aplica en todo el ciclo de vida de un producto químico, incluyendo su diseño, fabricación y utilización.

Otros términos que suelen generar discusión son los adjetivos sustentable y sostenible que, a veces, se usan como sinónimos. Según la RAE sustentable significa que se puede sustentar o defender con razones. En tanto que sostenible refiere a que se puede mantener sin agotar los recursos. Otra definición, similar, especialmente en ecología y economía, lo define como una actividad que se puede mantener durante largo tiempo, sin agotar los recursos o causar grave daño al medioambiente.

Trasladando estos términos a la Salud, un hospital verde y saludable es un establecimiento que promueve la salud pública reduciendo continuamente su impacto ambiental y eliminando, en última instancia, su contribución a la carga de morbilidad. Un hospital con esas características reconoce la relación que existe entre la salud humana y el medioambiente, y lo demuestra a través de su administración, su estrategia y sus operaciones. La OPS/OMS en 2015 llevó a cabo un proyecto para crear hospitales seguros, verdes e inteligentes en el Caribe. Se tenía conocimiento que casi siete de cada diez hospitales de América Latina y el Caribe están ubicados en áreas de gran riesgo de desastres, lo que puede dejarlos fuera de servicio en condiciones adversas. Con el objetivo de que estos centros de atención puedan seguir funcionando durante emergencias, así como de mitigar su impacto sobre el medioambiente, la OPS/OMS puso en marcha un proyecto para crear hospitales seguros, ‘verdes’ e ‘inteligentes’ en el Caribe. En ese proyecto se definió que un centro de salud es ‘inteligente’ cuando combina su seguridad estructural y operacional con intervenciones favorables para el medioambiente, con una relación de costo-beneficio razonable. En los hospitales ‘verdes’, la calidad del aire mejora, el personal trabaja en condiciones más favorables, y los costos por consumo de energía y de agua disminuyen. Estos beneficios inciden también en la decisión de las personas de acudir a los centros de salud: en los hospitales donde se aplicó el proyecto, el número de usuarios que buscaron atención creció un 40%.

A partir de estos conceptos, en primer término nos referiremos a la actividad virtual en el Área Gestión, llevada a cabo el día 7 de noviembre. La misma fue coordinada por la Prof. Dra. Tomris Ozben (Department of Clinical Biochemistry, Medical Faculty, University of Akdeniz, Antalya, Turquía). Se trata del Simposio conjunto de la European Federation of Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EFLM) y la Fundación Bioquímica Argentina (FBA) titulado: “Laboratorio clínico sostenible. Implementar prácticas sostenibles en los laboratorios médicos”.

El primer disertante fue el Dr. Damien Gruson (Department of Laboratory Medicine. Saint Luc Hospital, París, Francia) ya conocido por nosotros por haber participado en la región, en el congreso virtual de la Asociación Bioquímica Uruguaya (2021). En su presentación titulada “Laboratorio clínico sustentable: ¿mito o realidad?”, señaló que las estructuras de salud ayudan a proteger y mejorar la salud pública, pero pueden tener efectos negativos sobre el bienestar humano y el medioambiente. Mencionó que el sistema de atención de la salud es parte del problema y debe ser parte de la solución porque, como el tercer empleador más grande del mundo, el sistema de atención de la salud tiene el potencial de impactar significativamente en la sostenibilidad al tiempo que prioriza la calidad y la seguridad de la atención. El poder reducir las hospitalizaciones y los desechos es fundamental para la salud humana, así como para la sostenibilidad ambiental y económica. Las iniciativas de gestión de residuos ofrecen grandes oportunidades para reducir la huella ecológica y los costos de eliminación de los mismos, al tiempo que mejoran la cadena de suministro. También discutió cómo se puede aplicar la sostenibilidad para reducir el impacto ambiental de los laboratorios clínicos, asegurando un uso eficiente y responsable de los recursos. En el final de su presentación se centró en cómo los laboratorios clínicos pueden contribuir a un sistema de atención de salud sostenible, mediante la integración de tecnologías nuevas e innovadoras al tiempo que brinden servicios de alta calidad.

El Laboratorio y los riesgos ambientales

En segundo lugar, el Dr. Jordi Trafí-Prats, con una mirada desde la industria (Ortho Clinical Diagnostic, España) introdujo el concepto de que todos tenemos un papel que desempeñar en los laboratorios clínicos sostenibles. Comenzó su disertación señalando que los profesionales de laboratorio desempeñan papeles conflictivos y antagónicos, tanto como afectados por el cambio climático como por el hecho de contribuir a los riesgos ambientales en sus procesos. Por otro lado, dado que el cambio climático amenaza la salud pública, la industria vinculada al laboratorio clínico tiene el potencial de ser un promotor comprometido en la sostenibilidad, para prevenir impactos negativos en nuestra sociedad.

La mayoría de los programas de gestión de la sostenibilidad son actualmente voluntarios, pero a futuro seguramente habrá regulaciones obligatorias.

Comentó que a corto plazo, los laboratorios pueden tomar medidas que incluyan racionalizar la demanda mientras adoptan métodos que usen menos recursos, generen menos desperdicio o mejoren la eficiencia, al reducir la duplicación de análisis o al solicitar una nueva muestra. Todo esto reduce el consumo de recursos y ahorra dinero, haciendo que el laboratorio sea más sostenible. Por ello, destacó que es fundamental aplicar estas consideraciones durante el proceso de contratación, para evaluar qué tan bien encaja el proveedor en el programa de gestión ambiental del laboratorio.

Por último se presentó la tercera disertación sobre: “Laboratorios verdes para mejorar la sostenibilidad ambiental. ¿Cuáles son las prioridades de los laboratorios clínicos para cambiar a Laboratorios verdes?”, dictada por Prof. Dra. Tomris Ozben (Turquía).

La Dra. Tomris sostuvo que los laboratorios clínicos deben promover sistemas de salud sostenibles que aseguren un uso eficiente de los recursos desde el punto de vista ecológico, social y económico, al mismo tiempo que brinden servicios de alta calidad. Los laboratorios clínicos utilizan más energía y agua que las oficinas y generan grandes cantidades de residuos peligrosos y no peligrosos anualmente, por lo que deben limitar su impacto ambiental y brindar servicios de laboratorio sostenibles logrando reducciones en cuatro áreas claves: consumo de energía, consumo de agua, generación de desechos y uso de productos químicos peligrosos. Mencionó que los laboratorios deberían poder reducir su impacto ambiental estableciendo objetivos de desarrollo sostenible utilizando una variedad de medios para lograr reducciones en estas áreas claves y transformarse en espacios seguros y sostenibles para minimizar impactos ambientales y económicos negativos. Por eso, enfatizó que la comunidad de laboratorios clínicos debe liderar la transición hacia la neutralidad de carbono para reducir los impactos ambientales dañinos e implementar métodos efectivos para abordar los efectos del cambio climático y la contaminación, sin comprometer la calidad de la atención. El concepto de neutralidad de carbono implica alcanzar un resultado neto de cero emisión de gases de efecto invernadero (GEI), esto es, emitir a la atmósfera la misma cantidad de gases que se absorbe por otras vías. Los sistemas de salud sostenibles deben superar importantes desafíos económicos y sociales aunque habrá costos de capital iniciales pero los ahorros a largo plazo son posibles mediante un uso más eficiente de la energía y otros recursos. Sin embargo, puntualizó que todavía queda un largo camino por recorrer antes de que los hospitales, las instalaciones sanitarias y los laboratorios clínicos ecológicos se conviertan en la norma.

Residuos patogénicos y transporte de muestras

La segunda reunión, llevada a cabo el 9 de noviembre, dentro del Área Ambiente, fue el simposio coordinado por el Dr. Daniel Bustos (FFyB-UBA) y Dra. Alejandra Pereyra (UNMDP) que trató el tema: “Laboratorio y ambiente: El riesgo ambiental que sale del laboratorio. Experiencias y procesos, pensando en la realidad argentina”. Dentro de ese simposio la primera presentación fue: “Residuos biopatogénicos y transporte de muestras: pasos previos hacia una política de protección ambiental en el sector sanitario. Veinte años de gestión con pequeños prestadores de salud a través de sus organizaciones: ¿Evaluación normativa o investigación evaluativa?”, llevada a cabo por el Dr. Horacio Micucci (INFIBIOC UBA- BIOSEGA FBA) que es Doctor de la UBA (Área Farmacia y Bioquímica) y Director del programa Bioseguridad, Seguridad en Instituciones de Salud y Gestión Ambiental (BIOSEGA) de la Fundación Bioquímica Argentina.

Comenzó su presentación estableciendo puntos de referencia para abordar los desafíos y barreras para el desarrollo de laboratorios amigables con el medioambiente en el país y ellos son: a) la salud es un derecho, no una mercancía, b) el medioambiente incluye a las personas, no sólo a su entorno; c) el medioambiente no se ve afectado por las actividades humanas en general, sino por intereses económicos específicos. d) No se los debe considerar como meros residuos sino que debe haber una integración de la fase productiva con la recuperación, el reciclado y la reutilización de dichos productos. Señaló que los riesgos de contaminación salen del laboratorio de varias maneras, principalmente residuos patógenos biológicos y químicos y transporte de materiales patógenos biológicos con fines de diagnóstico. Comentó que las evaluaciones normativas clásicas de las instituciones de salud necesitan ser superadas para desarrollar estudios de evaluación. Con esta visión en mente, revisó algunos conceptos de las guías nacionales sobre manejo de residuos en establecimientos de salud (resolución MSN 134/2016). Consideró necesario hacer un amplio debate entre todos los sectores interesados para superar la existencia de legislación, que según sus consideraciones, es desconocida o inadecuada o inaplicable, poniendo especial énfasis en la protección de los pequeños generadores de residuos y de muestras de diagnóstico y en paralelo con importantes agentes primarios de salud, buscando una estrategia de salud que responda a la actual crisis social. Tomó como ejemplo la experiencia de los laboratorios de la Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires, para gestionar residuos patógenos desde hace 25 años y promover el transporte libre de contaminación de muestras de diagnóstico.

La segunda exposición dentro del mismo simposio, estuvo a cargo de Lic. María Constanza Munitis (BIOSEGA FBA, Responsable del Área de Gestión Ambiental del programa Bioseguridad, Seguridad en Instituciones de Salud y Gestión Ambiental) que disertó sobre “La investigación evaluativa en la experiencia de un hospital privado de mediana envergadura”. En su presentación describió la evaluación de la gestión hospitalaria de los residuos biopatógenicos y líquidos peligrosos generados en establecimientos de salud privados de tamaño medio que incluyó una revisión del marco legal vigente, entrevistas a los empleados, un relevamiento del área de producción y una revisión de los contratos de recolección, transporte, manejo y disposición final. Sobre la base de las observaciones directas, entrevistas y análisis de documentos, evaluación de las etapas operativas de la gestión de residuos (separación, almacenamiento, transporte y disposición final), identificación de desviaciones, se hicieron recomendaciones y acciones para reducir el impacto en los trabajadores de la salud, los pacientes, el público y el medioambiente. Esto incluyó recomendaciones para los laboratorios clínicos nacionales que transportan por vía terrestre material biológico causante de enfermedades, con fines de diagnóstico. Mencionó que se analizó el accionar del laboratorio como embarcador/embarcador-transportista-receptor. Remarcó que estas experiencias se realizaron de acuerdo con el concepto de investigación evaluativa, que asume que la evaluación no es un hecho aislado, sino un proceso en el que quienes evalúan se integran en la búsqueda de incrementar el compromiso necesario para mejorar la gestión y optimización del consumo de recursos.

Finalmente la Dra. Ana Ambrosio (BIOSEGA – FBA) expuso sobre “¿Dónde estamos y hacia dónde vamos en el logro de laboratorios verdes en Argentina?”. Comenzó mencionando que el impacto del laboratorio sobre el medioambiente es el resultado de la suma de tres factores principales como son los recursos y tecnologías que se utilizan y los residuos que se generan, en el que la corrección de los dos primeros factores de gestión ambiental incide directamente en la mejora del tercer elemento. Enfatizó que cada laboratorio debe ser consciente de su responsabilidad social y adoptar una política ambiental basada en la tríada ecológica 3R: Reducir-Reciclar-Reutilizar, conceptos que deben estar integrados en todos los niveles de decisión organizacional. Una vez completada la primera etapa de política ambiental (sensibilización), se debe crear un programa que priorice la reducción del consumo de energía, agua, químicos y plásticos e intervenga en todos los procedimientos que permitan mejoras ambientalmente compatibles. La mayoría de los laboratorios de análisis clínicos de nuestro país priorizan la conservación de todo tipo de energía y la de los recursos hídricos por razones de economía, al tiempo que se adecuan mas a los objetivos ambientales, en particular cuando los recursos económicos son limitados. En el caso de los productos químicos utilizados en laboratorios se mencionan los esfuerzos para reducir el volumen y mejorar la calidad. Asimismo, se analizaron alternativas utilizadas en otros países y se comentó un nuevo sistema de etiquetado que brinda información clara y concisa sobre el impacto ambiental. Mencionó que reducir la cantidad de plástico utilizado en los laboratorios es uno de los objetivos más difíciles de alcanzar, aunque fabricantes y usuarios han implementado muchos programas para alcanzar el objetivo 3R. El trabajo efectivo para reducir el impacto ambiental de los laboratorios es reconocido en muchos países. Enfatizó que en el país, los programas ambientales que integran programas de mejora continua para cada laboratorio deberían tener importantes incentivos y ser parte de programas de acreditación.

El enorme y amenazante problema del cambio climático, todavía no bien percibido y comprendido en diferentes áreas y niveles organizacionales del sector público y privado, es una asignatura pendiente también para algunas organizaciones científico-profesionales relacionadas con el Laboratorio Clinico. Seguramente, en los próximos años veremos respuestas concretas de las mismas a estos desafíos.

Categorías:Profesionales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s